Posts Tagged ‘Venezuela: elecciones 2010’

Mi nota “El regreso del pluralismo a la Asamblea Nacional de Venezuela” en Nexos en línea

septiembre 30, 2010

Aquí mi nota El regreso del pluralismo a la Asamblea Nacional de Venezuela en Nexos en línea.

Elecciones Parlamentarias en Venezuela, texto del Grupo Ávila

septiembre 29, 2010

Elecciones Parlamentarias en Venezuela, texto del Grupo Ávila

Gracias al ex diplomático y periodista liberal venezolano Sadio Garavini di Turno conozco el texto redactado por el Grupo Ávila, después de las elecciones parlamentarias. Sus observaciones son un ejercicio crítico sobre la desproporcionalidad de votos en escaños que favorece al oficialismo. Aquí  Elecciones Parlamentarias en Venezuela, texto del Grupo Ávila.

Sobre las elecciones legislativas en Venezuela

septiembre 27, 2010

El artículo “Sobre las elecciones legislativas en Venezuela” de A.H.J. Curiel es un penetrante texto, escrito en el formato de la prensa del siglo XIX. Tesis que no conceden la más mínima discrepancia política, debido a la inteligencia con que están escritas. Su artículo es un análisis político aforístico, inteligente e irónico. Arranca la mueca de simpatía de los lectores más optimistas.

 

Sobre las elecciones legislativas en Venezuela

Por A. J. H. Curiel

I

 

Venezuela debe ser el único país en el mundo en el que la derecha celebra sus derrotas y la izquierda lamenta sus triunfos. Este mundo al revés, contemplado detenidamente, conserva toda su lógica y habla a favor de la izquierda.

 

II

 

El nuevo experimento de formar una izquierda antichavista ha fracasado. Una vez más, la frontera populista, como el viejo Saturno, ha devorado a sus retoños. Su procedimiento es implacable: o los anula, o los hace retornar arrepentidamente a su seno, o los arroja a la derecha. López Maya no logra cumplir así su deseo de sentarse en la Asamblea; tendrá que continuar, como hasta ahora, trabajando en los archivos. Ambas son buenas noticias para la Revolución.

 

III

 

Se vislumbran algunos cambios en el paisaje. Desde arriba, el chavismo tendrá que gobernar y administrar, un terreno en el que no se maneja muy bien. Desde abajo, las bases tendrán que buscar nuevos mecanismos de movilización y presión, lo cual es poco menos que un cándido deseo. La derecha tendrá que inventar algún artilugio para moderar sus luchas cainitas y mantener su maltrecha unidad; necesitan urgentemente un Chávez que les aplane el terreno para el 2012.

 

IV

 

También, por supuesto, se vislumbran continuidades. El chavismo seguirá buscando, con la ley o sin ella, impulsar sus reformas. El antichavismo, por su parte, intentará combinar la oposición parlamentaria con el boicot. Contra los deseos más íntimos de algunos, las malas mañas de la época del chavismo estarán con nosotros todavía un rato más.

 

V

 

Nunca dejará de sorprender el respeto religioso del Tribuno del Pueblo a los rituales electorales. Aunque cualquier alma inocente sabe que el parlamento es uno, sólo uno, de los centros de poder, Chávez acata irrestrictamente la máxima Vox populi, Vox Dei -también cuando ésta se expresa como un balbuceo inaudible a través del órgano atomizador de las urnas.

 

VI

 

Las elecciones no fueron ni libres ni competitivas. Como siempre y en todo lugar. La izquierda utilizó recursos públicos del Estado; la derecha, los recursos semipúblicos y semiprivados provenientes de Estados Unidos. No es difícil imaginar que los financistas de ambos bandos, que compiten por controlar las elecciones, tienen un sabor agridulce en la boca. -“¿Habrá valido la pena invertir tanto dinero?”, se preguntan. -“En parte sí y en parte no…”. Esto explica la mueca amarga que acompaña las celebraciones de ambos polos.

 

VII

 

La derecha gana terreno siguiendo ideas elementales, de escuela elemental: no puedes ganar puestos de elección popular si no te presentas a elecciones. Una idea más sutil ha sido la de dejar de vociferar a todo pulmón que cualquier política social es, por definición, demagógica. Ayer criticaban las políticas sociales; hoy, que no sean eficientes ni transparentes. De estas dos maneras, una grotesca y otra ligeramente más sofisticada, empiezan a poner los pies sobre el país real; desde hacía treinta años se extrañaba un aterrizaje de este tipo. Los escaños obtenidos son un justo premio a esta lección de parvulario.

En documento: Elecciones legislativas en Venezuela de A.J.H. Curiel

El regreso del pluralismo a la Asamblea Nacional de Venezuela

septiembre 27, 2010

El regreso del pluralismo a la Asamblea Nacional de Venezuela

 

Noé Hernández Cortez

La oposición en Venezuela ha tomado con optimismo los resultados electorales generales que ha hecho oficial el Consejo Nacional Electoral (CNE). Los datos electorales al día de hoy hablan de un regreso del pluralismo político a la Asamblea Nacional. El oficialismo ha obtenido 95 escaños y la oposición 61. Lo que indica que el PSUV y el Ejecutivo han perdido la mayoría calificada. En estas elecciones hubo una alta participación ciudadana con un 66.45%, lo que corrobora la compenetración cívica de los venezolanos (as) en estas elecciones legislativas. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha logrado instituir el regreso de la pluralidad política a la Asamblea Nacional en un momento en donde el legislativo fungía como coro al unísono de las políticas de Hugo Chávez.

            La campaña electoral del PSUV estuvo marcada por un lenguaje militar con tono provocativo en un contexto social venezolano en donde la violencia ha asaltado a la ciudadanía. La Mesa de la Unidad Democrática eligió un tono político más acorde con el discurso democrático, señalando sus errores del pasado y a la vez los equívocos recientes de las políticas del Ejecutivo como es la indiferencia pública frente a la violencia que vive Venezuela y el caso PDVAL.

           Estas elecciones legislativas son justamente un punto de reflexión para la oposición en varios sentidos. En primer lugar, la Mesa de la Unidad Democrática tiene que tener muy en claro que la concordia política y el diálogo dieron sus primeros resultados en estas elecciones y con ello reafirma la institución democrática de estas alianzas. En segundo término, la oposición no debe perder de vista que Venezuela vive una polarización política y una aguda desigualdad social, situación que ha podido capitalizar y guiar la estrategia política de Hugo Chávez en un contexto democrático, y cuyo reclamo en la arena política es justa. Si la oposición no atiende estos temas en la agenda legislativa, no podrá marcar diferencia frente al oficialismo. Mi tercer punto es que la oposición deberá con ese pequeño espacio legislativo ganado hoy instaurar un diálogo de concordia política y que el optimismo no lleve a descalificar y cerrar puertas al oficialismo, como desatinadamente lo hizo en las elecciones pasadas.

            Lo que viene ahora para Venezuela es el arte de la política: saber dialogar para tender los puentes de comunicación entre los actores políticos. En una nota anterior a esta señalé que estas elecciones legislativas eran la gran oportunidad para restablecer  la concordia política, espero no equivocarme.

México, 27.09.10

En documento: La llegada del pluralismo a la Asamblea Nacional

Resultados de elecciones parlamentarias en Venezuela

septiembre 27, 2010

Resultados de elecciones parlamentarias en Venezuela

Noé Hernández Cortez

Con boletín de prensa del 27 de septiembre de 2010 el Consejo Nacional Electoral de la República Bolivariana de Venezuela, señala que la participación ciudadana en las elecciones de ayer fue de 66.45%. El PSUV pierde la mayoría calificada, quedando los resultados de escaños en la Asamblea Nacional con 61 diputados para la oposición y 95 diputados para el oficialismo chavista (PSUV).

Gráfico: Elecciones 2010. Asamblea Nacional en Venezuela

Venezuela 26S: polarización y concordia política

septiembre 21, 2010

Venezuela 26S: polarización y concordia política

 Rómulo Betancourt

 

Noé Hernández Cortez

En 1998 escribía Alejandro Rossi las siguientes líneas Los problemas de Venezuela –es verdad- son graves. Una democracia que en un principio era de una honradez impecable, permitió con el paso de los años la corrupción. La inmensa riqueza petrolera y minera ciertamente transformó el país, aunque no eliminó la pobreza. Hay delincuencia creciente, hay crisis financiera, las clases medias han sido castigadas, se vive la dura prueba de mantener la democracia con políticas de austeridad económica, hay impaciencia y fatiga civil (Letras Libres, 2005). Estas líneas de Rossi resultan de gran actualidad para la presente situación venezolana. La atmósfera política venezolana es de una radical polarización, esta sensación está presente en las conversaciones cotidianas, en la prensa, en los discursos políticos del oficialismo y la oposición, en los medios de comunicación y en la mesa de la charla familiar.

            Las próximas elecciones parlamentarias del 26 de septiembre en Venezuela son  un llamado a la mesura y la concordia política. Sé que en la prensa venezolana esta actitud republicana de mesura y concordia no tiene actualmente fortuna, pues los absorbe el discurso de la eficacia política de la inmediatez y no la vocación de construcción democrática a largo plazo. Es entendible, pues el momento político de cansancio por la desmesura discursiva y toma de decisiones del Ejecutivo ha detonado en una gramática política extremosa. Sin embargo, hay una tradición política en Venezuela de entendimiento político que privilegia el difícil oficio partidario de la coalición política. El pacto de Punto Fijo de 1958 entre los partidos de Acción Democrática, Unión Republicana y el Partido Social Cristiano Copei es la referencia histórica de los mejores momentos de concordia política en Venezuela para establecer las bases de sus actualmente desgastadas instituciones democráticas.

            Desde una perspectiva histórica la mejor vocación democrática en Venezuela ha sido cuando predominan las coaliciones políticas y el entendimiento partidario, a pesar de las dificultades y errores que conllevan las decisiones y acuerdos de la vida partidaria. La Mesa de la Unidad Democrática pertenece a esa tradición de concordia política cuya figura política sobresaliente en el pasado fue Rómulo Betancourt. La Mesa de la Unidad Democrática para las próximas elecciones del 26 de septiembre ha podido reunir a diversos partidos a través del difícil arte de la negociación política, mediando los intereses personales y partidarios en una sola dirección: crear una Asamblea Nacional de pluralidad política que detenga las arbitrariedades del Ejecutivo. Hay que decirlo: la Mesa de la Unidad Democrática no tiene una figura política sobresaliente, no obstante tiene la vocación democrática de restablecer la salud de la vida partidaria en Venezuela, pues hay que recordar que los momentos de crisis de la plaza pública venezolana ha sido cuando el sistema de partidos se ha visto erosionado.

México, 21.09.10

En documento: Venezuela 26S. polarización y concordia política

Elecciones del 26 de septiembre en Venezuela: la oportunidad de la reconciliación

septiembre 9, 2010

Elecciones del 26 de septiembre en Venezuela: la oportunidad de la reconciliación

 

 

Por Noé Hernández Cortez

 

El acechamiento de la violencia en la sociedad venezolana es de los problemas que influirán en las próximas elecciones parlamentarias en Venezuela. Los reclamos para enfrentar la violencia padecida en las calles de Venezuela, a través de políticas públicas transparentes y eficaces, es un reclamo justo por parte de la sociedad civil y partidos de oposición al actual gobierno de Hugo Chávez. Lo grave es que el Ejecutivo afronta el problema de la inseguridad con argumentos evasivos, su respuesta pertenece más al orden de las creencias, que a la racionalidad de políticas públicas eficaces. Lo mismo sucede con sus voceros, quienes deberían ser el ala crítica del gobierno, sin embargo con malabares verbales justifican el discurso del Ejecutivo venezolano.

            Es cierto que el movimiento político chavista ha canalizado las demandas sociales de los ciudadanos que se encuentran en la línea de pobreza, sus mejores logros se encuentran en hacer visibles en la opinión pública la urgencia de voltear hacia los que menos tienen, para ello ha implementado programas sociales de corte populista, y hay que mencionarlo estos programas han llevado un alivio a los venezolanos que habían sido olvidados por las prácticas y discursos de los gobiernos anteriores. Sin embargo, las políticas sociales implementadas por el gobierno Chavista, carecen del seguimiento y evaluación para conocer los logros en la calidad de vida de los venezolanos.

            Si la oposición logra  acceder a un número de escaños significativo en la Asamblea Nacional  en las próximas elecciones del 26 de septiembre  para ser un contrapeso real a la bancada del PSUV y el Ejecutivo, el Presidente Hugo Chávez se vería en la gran oportunidad de establecer un diálogo con la oposición y empezar un discurso de reconciliación nacional. Mi reflexión no es insostenible. Muchos dirían que el discurso del Presidente Hugo Chávez es por naturaleza de confrontación, no obstante cuando el Ejecutivo venezolano se atreve a construir lazos de entendimiento, como fue en el caso de la reconciliación diplomática con Colombia, sus consecuencias sociales inmediatas consisten en  restablecer el interés general de los ciudadanos venezolanos.

            Si el Presidente Hugo Chávez tiene como escenario un parlamento plural a partir de las elecciones del 26 de septiembre, tendrá la gran oportunidad de realizar la tarea de la reconciliación de la política nacional, así empezaría a construirse la figura del estadista demócrata  que hizo que se mirara hacia los que menos tienen, de lo contrario principiaría a construir la triste figura de un Fidel Castro longevo, que ha visto por años el hundimiento político, económico y moral de la sociedad cubana.

 

México, 09.09.10

En documento: Elecciones del 26 de septiembre y reconciliación en Venezuela

Distribución de escaños en la Asamblea Nacional de Venezuela

agosto 23, 2010

Distribución de escaños en la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, 2006-2011.

Por Noé Hernández Cortez

 

Las próximas elecciones parlamentarias en la República Bolivariana de Venezuela, han propiciado un intenso debate público entre el oficialismo y la oposición. Es importante analizar tanto los discursos como la distribución de los escaños de esta legislaura 2006-2011, que se renovará en las votaciones del próximo 26 de septiembre de 2010. Analizando los porcentajes de acuerdo con la lista de los diputados principales que aparecen en la página electrónica de la Asamblea Nacional.

ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, 2006-2011
           
  DIPUTADOS PRINCIPALES      
           
  Partido político No. de escaños      
  PSUV 138      
  UPP 11      
  PCV 4      
  PPT 6      
  INDEPENDIENTE 4      
           
  TOTAL 163      

La Venezuela de Hugo Chávez

mayo 28, 2010

La Venezuela de Hugo Chávez

 

El 13 de mayo de 2010 The Economist publicó  Hugo Chávez’s Venezuela, excelente artículo que retrata los contrastes del gobierno de Hugo Chávez. Hay datos interesantes que reflejan la complejidad política y económica de la actual gestión del Presidente Chávez. Aquí tomo nota de algunas:

  1. “A medida que la economía creció, la proporción de venezolanos que viven en la pobreza disminuyó del 49.4% en 1999 al 27.6% en 2008, según la Comisión Económica para América Latina”
  2. “El FMI proyecta una contracción del PIB de Venezuela del 2,6% para este año, después de una caída del 3,3% el año pasado.”
  3. “En enero Chávez ordenó una devaluación inesperada, después de cinco años en que el bolívar se había fijado en 2.15 por dólar. Bajo el nuevo sistema múltiple de cambio, las importaciones prioritarias de alimentos y medicinas se pagan a 2.60 dólares, con 4.30 para otras importaciones [no prioritarias]… esto aumentará la inflación que es ahora más del 30%, los precios subieron tan sólo en abril un 5.2%…”
  4. “No es sorprendente que todos estos problemas han afectado la popularidad de Chávez. De acuerdo con Luis Vicente León de Datanálisis, una firma de encuestas, el número de aprobación del presidente cayó de alrededor 60% en febrero de 2009 al 43% un año más tarde – su nivel más bajo desde 2003…” (The Economist, 13.05.10)

Elección presidencial en Colombia

mayo 10, 2010

Elección presidencial en Colombia, miradas desde Venezuela

 

El 4 de mayo Sadio Garavini Di Turno publicó en El Universal un artículo titulado Elecciones colombianas y Chávez. Para Sadio, el repunte de la popularidad de Antanas Mockus se debe  entre otros factores a la percepción de cierto sector del electorado colombiano que ve en él un líder que puede “normalizar” las relaciones con Venezuela.

En el mismo periódico El Universal de Venezuela se  publicó ayer domingo 9 de mayo en su sección de Opinión el artículo de Gustavo Linares Benzo, El dilema colombiano . Gustavo Linares considera la pertinencia de una presidencia fuerte en Colombia, que sea un real contrapeso en la región al gobierno de Hugo Chávez. Ese contrapeso real estaría en la figura de Santos y no en Mockus.

Leo hoy lunes 10 de mayo el excelente perfil que presenta de Antanas Mockus, Alonso Moleiro en TalCualDigital. En el artículo titulado Mockus podemos leer lo siguiente: “He escuchado a venezolanos afirmar, no sin algo de razón, que desde acá no hay opciones; que no es este tiempo de exquisiteces, que se necesita una mano firme que detenga el proyecto chavista en la región y que no podemos ser ingenuos al decantarnos por el extravagante alcalde de marras” (TalCualDigital, 10.05.10).

Este es un retrato de las miradas venezolanas sobre las próximas elecciones presidenciales en Colombia. Lo que esta claro es que para el Presidente Hugo Chávez Frías el candidato no es Santos.