Posts Tagged ‘Sociología Política’

Elecciones presidenciales en 2012: México y Venezuela (Fragmento)

noviembre 23, 2011

Noé Hernández Cortez*

 

Introducción

 

En el 2012 México y Venezuela celebrarán elecciones presidenciales. Desde la perspectiva de la sociología política ambos países tienen componentes sociales, económicos, políticos y culturales complejos. Vislumbrar las semejanzas y diferencias entre ambos países nos permitiría obtener lecciones políticas significativas desde su contexto histórico, o bien comprender algunos rasgos distintivos que maticen la complejidad social de ambos países. Lo siguiente son sólo algunas notas que no pretenden agotarse en el juego estratégico de los actores políticos en el contexto de las campañas políticas y las elecciones, sino más bien encontrar las aristas de las interrelaciones en el contexto sociopolítico, económico y cultural de ambos países, como sugiere la sociología política en la tradición de Daniel Bell, encontrar las finas aristas de interrelación entre la política (poder), la tecno-economía (la eficiencia) y la cultura (el reino de lo simbólico).

 

Los ritmos históricos de la democracia han sido distintos en México y Venezuela. El historiador Jean Meyer en un célebre ensayo de 1977 destacaba que países como México, Colombia, Venezuela y Costa Rica habían escapado de las dictaduras militares constituidas en América Latina. Jean Meyer escribía en su célebre ensayo de 1977: “Todos los países de las Américas Ibéricas, todos salvo México, Colombia, Venezuela y la pequeña Costa Rica, están gobernados actualmente por militares; sólo desde hace unos quince años Venezuela logró escapar a esos generales; Colombia recuerda todavía al general Rojas Pinilla. La única excepción, finalmente, es la de México” (Meyer, 1977: 4). México había vivido dos breves períodos de ejercicio democrático antes de la llegada del PRI en 1929 […]

 

 


* Noé Hernández Cortez, Doctor en Investigación en Ciencias Sociales con mención en Ciencia Política por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Sede México. Actualmente es Profesor de Economía en el Departamento de Administración y Negocios de la Universidad del Valle de México. E-mail: noe.hernandezcortez@gmail.com

EN DOCUMENTO: Elecciones presidenciales en 2012, México y Venezuela.

Daniel Bell: la fragmentación de la razón

febrero 1, 2011

Daniel Bell: la fragmentación de la razón

 

Noé Hernández Cortez*

 

La unidad de estilo de La Rebelión de las masas de Ortega y Gasset consiste en la arquitectura fragmentaria de los ensayos que la componen. El filósofo metido a sociólogo vislumbrará en el hombre medio -el aurea mediocritas horaciano- el personaje central de la sociedad moderna. La modernidad se esparce en espacios y tiempos distintos, y la forma literaria que mejor puede retratarla es el ensayo, mirada siempre provisional y fragmentaria sobre la realidad. Daniel Bell, al igual que Ortega, fue un hacedor de piezas primordiales que componen a la sociedad moderna. En Ortega la rebelión de las masas, el desprestigio del liberalismo, la intervención del tecnócrata en la vida política; en Daniel Bell, el individualismo hedonista en la sociedad contemporánea, la fragmentación de la razón, el poder en el mundo de la política, la eficiencia en la economía, las creencias y valores en la cultura, los matices en la vida interior del intelectual. Ortega y Bell sabían que la forma de expresión del intelectual público era el ensayo, forma literaria siempre ondulante, que retrata mejor el movimiento de la sociedad, que el texto académico.

            Max Weber con mirada melancólica trazaba la extensión de la razón a los distintos dominios de la cultura: el arte, la religión, la economía, la política, la música. Si la modernidad tenía un hilo conductor que le otorgaba unidad y coherencia era precisamente la racionalidad: el cálculo dispuesto a ordenar el mundo. La lectura de Bell a este diagnóstico de Weber, es que la razón no es unitaria, homogénea, pues los dominios de la sociedad responden a distintos principios que en la diversidad le da unidad. En la política el principio es el poder, en la economía la eficiencia y en la cultura lo simbólico. Estas tres esferas responden a la pluralidad de quehaceres en una sociedad democrática, pues estas esferas se llegan a tocar sin confundirse. La vida intelectual de Bell era un reflejo de esta forma peculiar de pensar a la sociedad. En los propios términos del sociólogo neoyorquino: “Soy un socialista en economía, un liberal en la política y un conservador en la cultura”.

            El fin de las ideologías y Las contradicciones culturales del capitalismo son dos obras claves del pensamiento de Bell. El “nuevo desencanto del mundo” configuran el estilo de vida de los ciudadanos en sociedades democráticas: son ciudadanos cuyos intereses individuales ya no son determinados radicalmente por intereses económicos, sino por nuevos valores y creencias. Nace así lo que se considera el mundo posmaterialista en las sociedades democráticas contemporáneas, las ideas fijas de las ideologías ahora son sustituidas por valores que escapan a la explicación meramente económica y de las ideologías políticas doctrinarias. Ahora los valores son el cuidado de la ecología o los trabajos que satisfacen los goces profesionales e intelectuales. Esta interpretación de Bell sobre el mundo social de la modernidad es ahora moneda corriente en las encuestas sobre valores y percepciones de los ciudadanos. El politólogo americano. Ronald Inglehart habla de valores postmaterialistas en las democracias modernas inspirado en Daniel Bell.

            Animador de la cultura mexicana a través de las revistas Vuelta de Octavio Paz y Letras Libres de Enrique Krauze, Bell nos dejó una rica miscelánea de ensayos que van de la lectura en clave biográfica de El Político y el Científico de Weber a sus reflexiones sobre el impacto de las tecnologías de la información en las sociedades postindustriales, pasando otra vuelta de tuerca a las contradicciones culturales del capitalismo . Así, frente a la diversidad del mundo social, consecuencia de la fragmentación de la razón, nada mejor que la lectura del sociólogo Daniel Bell, el gran “especialista en generalizaciones”.


* Candidato a Doctor en Investigación en Ciencias Sociales con especialidad en Ciencia Política, FLACSO, Sede México.

EN DOCUMENTO: Daniel Bell, la fragmentación de la razón.

Conferencia de Gilles Bataillon: Tipología de las izquierdas latino-americanas en el Siglo XXI

julio 14, 2010

Conferencia de Gilles Bataillon: Tipología de las izquierdas latino-americanas en el Siglo XXI

1/6

2/6

3/6

4/6

5/6

6/6

 

La LX Legislatura de Veracruz (2004-2007), una excepción de pluralismo político. Tesis para obtener el grado de Maestro en Sociología Política

julio 13, 2010

 La LX Legislatura de Veracruz (2004-2007), una excepción de pluralismo político.

Tesis para obtener el grado de Maestro en Sociología Política.

 

P       R      E      S      E      N      T      A    :

 

NOÉ HERNÁNDEZ CORTEZ

 

DIRECTOR DE TESIS: DR. RICARDO ESPINOZA TOLEDO

 

SINODAL: DRA. DIANA GUILLÉN RODRÍGUEZ

SINODAL: DR. LORENZO ARRIETA CENICEROS

 

   México, D.F.                                                                                            Agosto, 2008.

 

PRESENTACIÓN

ÍNDICE GENERAL

CAPÍTULO I La división de poderes de la norma a la práctica.

CAPITULO II Régimen político veracruzano

CAPITULO III La LX Legislatura de Veracruz

CAPÍTULO IV La vinculación entre el Congreso y la Rocver

Conclusiones Generales

Anexos

Bibliografía

Roger Bartra: Poder, intelectuales y opinadores

mayo 18, 2010

Roger Bartra, melancolía, intelectuales y democracia

 

Roger Bartra en la edición de mayo de Letras Libres ha publicado un breve texto titulado Poder, intelectuales y opinadores. Consiste en mirar la situación anímica de los intelectuales en el nuevo entorno democrático que vive México. El diagnóstico de la enfermedad es la melancolía que padecen los intelectuales en este nuevo ambiente democrático, aprovechado por los opinadores. Pero habría que precisar que se entiende por intelectual. Zaid ha definido con precisión qué es un intelectual, en su memorable ensayo Intelectuales publicado en la revista Vuelta No. 168 (1990), escribe el ensayista: “El intelectual es el escritor, artista o científico que opina en cosas de interés público con autoridad moral entre las élites. 1. No son intelectuales

a)      Los que no intervienen en la vida pública.

b)      Los que intervienen como especialistas.

c)      Los que adoptan la perspectiva de un interés particular.

d)     Los que opinan por cuenta de terceros.

e)      Los que opinan sujetos a una verdad oficial (política, administrativa, académica, religiosa).

f)       Los que son escuchados por su autoridad religiosa o por su capacidad de imponerse por vía armada, política, administrativa, económica.

g)      Los taxistas, peluqueros y otros que hacen lo mismo que los intelectuales, pero sin el respeto de las élites.

h)      Los miembros de las élites que quisieran ser vistos como intelectuales, pero no consiguen el micrófono o (cuando lo consiguen) no interesan al público.

i)        Los que se ganan la atención de un público tan amplio, que resulta ofensivo para las élites.” (Zaid, Vuelta No. 168, 1990).

Teniendo presente esta definición de Zaid, no creo en el diagnóstico sociológico de Bartra de que “Gran parte de la intelectualidad –que en buena medida impulsó con su actitud crítica los cambios democráticos- ha renunciado a colaborar en la construcción de una nueva cultura democrática.” (Bartra, Letras Libres, mayo 2010). Afortunadamente intelectuales como Carlos Monsiváis y Sergio Pitol participan con voz propia en el espacio público. El propio pensamiento social de Zaid no se podría reducir a la consigna de Bartra: “…deberían impulsar racionalmente un orgullo democrático en sustitución del patrioterismo autoritario…” (Bartra, Letras Libres, mayo 2010).