Posts Tagged ‘Policy Analysis’

Política y mercados: Keynes y sus críticos por Wayne Parsons

septiembre 19, 2012

Fotografía: John Maynard Keynes

Noé Hernández Cortez*

Un aprendizaje fundamental que recibí del profesor Wayne Parsons, el analista y teórico de las políticas públicas, es haberme enseñado la importancia de la conexión entre las ideas y las políticas públicas. No es casual que Parsons haya dedicado parte de su obra al estudio de la biografía intelectual de John Maynard Keynes (1883-1946), el economista inglés que creía en el poder de las ideas en la construcción política de las políticas económicas y por extensión de la política pública. Escribo estas líneas porque me he enterado que Wayne Parsons acaba de publicar recientemente en la revista Critical Policy Studies un artículo sobre Keynes titulado Keynes and the utility of policy relevant knowledge(2012). Sin lugar a dudas este último artículo de Parsons es una variación sobre el mismo tema de Keynes, el economista que forma parte de su imaginario intelectual para comprender el arte de la política pública.

Al enterarme sobre esta última publicación de Parsons sobre Keynes recordé un brillante ensayo del estudioso de las teorías sobre las políticas públicas, publicado en la monumental obra The Cambridge History of Twentieth-Century Political Thought, editada por Terence Ball y Richard Bellamy, bajo el título de Politics and Markets: Keynes and his critics (Política y mercados: Keynes y sus críticos)** En este ensayo nos dice Parsons que Keynes es uno de los pocos estudiosos sociales que podemos identificar como un revolucionario de su época debido a sus ideas, en ese sentido la influencia de Keynes en la práctica y teoría de la política y política pública nos permite hablar de una “revolución keynesiana” y de la “época de Keynes”. En el orden de las ideas, Parsons nos traza las afinidades intelectuales que formaron el pensamiento de Keynes: por un lado su contacto con la filosofía de G.E. Moore que inspiró su ensayo de tono romántico My Early Beliefsy en el plano de la economía la inspiración en la obra de Marshall Principles of Economics, encuentro relevante para Keynes para concebir a la economía como una ciencia moral. Así, Politics and Markets: Keynes and his critics es uno de los ensayos de Parsons que nos habla sobre la relevancia de las ideas en la economía, la política y teoría y práctica de la política pública, aprendizaje fundamental para concebir a las ideas como parte de la explicación del mundo social, similar a las ideas en la literatura tan cercana a Keynes a través de Virginia Woolf.

 

Ciudad de México, a 19 de septiembre de 2012.

DOCUMENTO DEL POST: Política y mercados, Keynes y sus críticos por Wayne Parsons.


* Noé Hernández Cortez es Doctor de Investigación en Ciencias Sociales con especialidad en Ciencia Política por FLACSO, Sede México. E-mail: noe.hernandez@flacso.edu.mx; noe.hernandezcortez@gmail.com

** Traducción mía.

El poder de las ideas en el análisis de la política pública

septiembre 15, 2011

Noé Hernández Cortez*

El fundador del modelo ideacional para el análisis de la política pública es John Maynard Keynes quien argumentó que las ideas económicas de los intelectuales tienen un impacto objetivo en las políticas económicas que diseñan los políticos. En su obra The General Theory of Employment, interest and Money (1936)  escribe Keynes: “Las ideas de los economistas y de los filósofos políticos, tanto cuando tienen razón como cuando están equivocados, son más poderosas que lo que comúnmente se cree” (Keynes, 1936:383). Es decir, lo anterior es el argumento central de lo que se conoce como el “poder de la ideas”, concebidas las ideas como entidades objetivas, analizadas desde el criterio epistemológico de la teoría del referente como lo argumenta Bertrand Russell. Si las ideas se pueden objetivar como lo indica la teoría del referente, entonces las ideas económicas y las ideas políticas se pueden analizar en un marco ideacional que se entiende como el conjunto de ideas que constituyen la orientación y diseño de las políticas públicas.

Es importante señalar que Keynes se formó en la filosofía analítica de Russell, de ahí que para el economista inglés las políticas públicas se podían analizar desde un marco ideacional, en donde las ideas se pueden objetivar a través del estudio de los mecanismos políticos e institucionales en la implementación de un paradigma en política pública.[1]

De esta manera el análisis de la política pública requiere de marcos de análisis, como lo argumenta Wayne Parsons, para entender los alcances y límites del análisis de acuerdo con sus supuestos epistemológicos. Parsons toma de Rein y Schön la siguiente definición de marcos de análisis que nos permitirá entender mejor este punto de partida metodológico en el análisis de la política pública. Escribe Parsons:

 

La idea de organizar el pensamiento a partir de marcos que estructuran y proporcionan un “discurso” de análisis empezó a usarse en las décadas de 1970 y 1980. Es posible pensar en los marcos como modos de organización de problemas que les dan forma y coherencia. Un marco implica la construcción de un límite alrededor de la realidad que se comparte o se tiene en común dentro de un grupo o comunidad. Puede surgir el conflicto dentro del marco o entre marcos diferentes. El estudio de las políticas públicas exige ser consciente de la manera en que los distintos marcos de análisis definen y discuten los problemas, y como éstos chocan, convergen y cambian (Véase Rein y Schön, 1993) (Parsons, 2007: 66).

 

Siguiendo a Parsons podemos argumentar que el “ideational turn” como todo paradigma de análisis en política pública tiene su propio marco de referencia para el examen de la política pública. El marco de referencia permite examinar los criterios ontológicos, epistemológicos y metodológicos en el diseño y la implementación de las políticas públicas. Así encontramos que el marco de análisis en el modelo de Peter A. Hall está fundamentado en las ideas económicas de Keynes para evaluar el impacto de las ideas económicas en el diseño e implementación de las políticas públicas del gobierno en Inglaterra.[2] (Ver Figura 1.1 en el Texto) 

Ahora bien con el modelo de Hall, se identifican a las ideas económicas como autónomas con respecto a otras variables que impactan en los resultados o evaluación de las políticas públicas.[3] De esta forma las ideas se pueden estudiar como variables independientes, en este punto encontramos la trascendencia de Keynes y la constitución de un modelo por parte de Hall para definir a las ideas como variables independientes y endógenas para el entendimiento de los resultados en política pública, como observan los investigadores en políticas públicas Claudia Calvin yJesús Velasco:

 

Los especialistas en ciencias sociales han investigado este tema en distintas épocas. Sin embargo, el estudio de la manera en que las ideas conforman los resultados y los cambios de las políticas públicas se ha convertido en tema importante del debate contemporáneo de la ciencia política.[4] Como reacción a las teorías de la elección racional o de la elección pública, la mayoría de los especialistas dedicados al estudio de las ideas no argumentan tener un modelo superior a los de la elección racional, sino que las ideas son una variable central que debe estudiarse. La literatura sobre el tema muestra que las ideas se pueden analizar o visualizar como variables independientes[5]dentro de los procesos políticos e institucionales, ya que moldean el papel de los actores políticos y se encuentran enraizadas en las estructuras institucionales.(Calvin, Claudia yJesús Velasco, 1997: 169).

            

Lo relevante del argumento anterior es que las ideas gozan de autonomía en el marco de análisis de política pública y se consideran variables independientes en la relación o asociación de causalidad. Una nota importante a considerar es que partir de aquí se entenderá a la causalidad dentro del marco ideacional, no como una relación lineal entre causa y efecto, (Ver fig. 1.2 en el Texto), sino más bien en una relación de causalidad múltiple idea proveniente de la teoría de probabilidades de Keynes y analizada desde el punto de vista lógico por Bertrand Russell (Ver fig. 1.3 en el Texto)

 

Las raíces de esta interpretación de causalidad múltiple provienen de David Hume, quien en su Tratado sobre la Naturaleza Humana (2000)  argumenta que la causación no deriva de la observación, sino más bien es un constructo mental. Además causa y efecto son ideas que también funcionan como relaciones de ideas como lo establece su teoría sobre las asociaciones. Como observa D. M. Nachane (2003) este supuesto metafísico de David Hume tiene su elaboración matemática en la teoría de probabilidades de Pearson (en Nachane, 2003), Bertrand Russell (1913) y John Maynard Keynes (1921). Para estos autores la idea de causalidad es un constructo intelectual y establece leyes como las correlaciones de Pearson, es decir, tenemos una causalidad múltiple con distintas variables en


* Noé Hernández Cortez, Doctor en Ciencia Política por Flacso, Sede México. Profesor de Economía en el Departamento de Administración y negocios de la Universidad del Valle de México.

[1] Rod O’Donnell demuestra que la formación filosófica de Keynes se encuentra en dos pensadores que fundaron la filosofía analítica, en relación con la epistemología Keynes se formó  en la filosofía de la ciencia de Bertrand Russell, y en el tema ético en la filosofía moral de George Edward Moore. Véase: O’Donnell, Rod (1990). “The Epistemology of J. M. Keynes,” en The British Journal for Philosophy of Science, (41): 3, pp. 333-350.

[2] En el modelo de Hall las ideas económicas de Keynes tomará la forma de un paradigma en política pública, el llamado Keynesianismo.

[3] Para Keynes la economía no es una ciencia exacta como suponían los economistas neoclásicos en su supuesto de que los agentes económicos son entes racionales con información completa, cuyo comportamiento se podía plasmar en gráficas de geometría plana. Para Keynes la realidad económica se entiende a partir de la teoría de probabilidades, en variables que se configuran en un mundo azaroso, siguiendo a Blaise Pascal una realidad económica enmarcada en una “geometría azarosa”.

[4] Cursivas mías.

[5] Cursivas mías.

 

CIUDAD DE MÉXICO, A 14 DE SEPTIEMBRE DE 2011

TEXTO EN DOCUMENTO: El poder de las ideas en el análisis de la política pública

Análisis del discurso de la política social en Venezuela, 1989-2009: una propuesta teórica Postestructuralista.

marzo 3, 2011

Análisis del discurso de la política social en Venezuela, 1989-2009: una propuesta teórica Postestructuralista.*

 

RESUMEN

En el presente ensayo argumento que el análisis de la política pública se puede realizar desde distintos marcos teóricos. Asimismo, propongo un modelo del discurso para el análisis de la política social en Venezuela (1989-2009), con base en la idea de los grados de saber en el análisis de la política pública que formula Wayne Parsons y de la Teoría del Discurso Postestructuralista de Ernesto Laclau. Fundamentalmente me apoyo en las categorías de “articulación” y “hegemonía” de Laclau para sustentar mi modelo de análisis de política pública. Concluimos, que el análisis de la política social desde el marco teórico aquí propuesto es una alternativa metodológica para el análisis empírico. 

 

Noé Hernández Cortez**

 Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso, Sede México)

 Palabras claves: Política social, grados de saber, discurso postestructuralista.

 Introducción

En 1977 escribía el historiador Jean Meyer las siguientes líneas “todos los países de las Américas ibéricas, todos salvo México, Colombia, Venezuela y la pequeña Costa Rica, están gobernados actualmente por militares; sólo desde hace unos quince años Venezuela logró escapar a esos generales; Colombia recuerda todavía al general Rojas Pinilla. La única excepción finalmente, es la de México”. (Meyer, 1977: 4)

La historia de la década de lo setenta y de los ochenta en América Latina estuvo convulsionada por la violencia. El escenario político estaba marcado por las dictaduras del Cono Sur como Argentina, Uruguay y Chile; y por los movimientos de insurgencia en Centroamérica como El Salvador, Honduras,[1] Nicaragua y Guatemala (Grenier, 1999). En este contexto, Venezuela pertenecía a finales de los setenta a los países que se habían librado de las dictaduras e insurgencias como bien observaba en su momento Jean Meyer.

Los cambios en la historia política de América Latina en los noventa están marcados por la aparición débil de instituciones democráticas transitada por un período de paz, producto de la tendencia hacia el apaciguamiento de la violencia[2]. El contexto político de América Latina entrado el siglo XXI tiene como signo distintivo el ascenso de la izquierda latinoamericana al poder en determinados regímenes políticos como Brasil, Argentina, Chile, Bolivia y Venezuela. Ideológicamente podemos trazar distintos matices de esta izquierda latinoamericana. La izquierda en Chile y Brasil se le ha identificado más con las tendencias ideológicas de la socialdemocracia, mientras que la izquierda en Bolivia y Venezuela se le ha identificado con el populismo. Argentina se entiende en el marco de la política populista anclada en la tradición del peronismo, a la vez que convive con las reformas liberales impulsadas inicialmente por el gobierno de Menem.

Bolivia y Venezuela son casos paradigmáticos para la izquierda en América Latina, porque son una expresión compleja de las tensiones políticas de la región. No obstante, lo relevante de Venezuela es su historia de instituciones democráticas y que actualmente se halla en una complejidad política y social de interés para la ciencia política. La investigación de las instituciones democráticas en América Latina, concretamente la política social en Venezuela nos lleva a una propuesta teórica en el presente ensayo: aplicar empíricamente conceptos fundamentales de la teoría del discurso de Ernesto Laclau -propios de la ciencia política y la sociología política- como son el de articulación y  hegemonía en el análisis de la política social, pues, después de que en el imaginario discursivo de la investigación en la política pública durante la década de los noventa y en la actualidad habían tomado mayor interés conceptos como gobernanza, eficiencia institucional, redes, complejidad,  deliberación e interdependencia. (Arts y Van Tatenhove, 2005: 339).

Wayne Parsons y los grados de saber

 

Una primera aproximación a nuestro tema de estudio parte de una discusión académica alrededor de los distintos enfoques o marcos teóricos para estudiar la política pública en un mundo social marcado por la complejidad. Wayne Parsons, siguiendo la propuesta epistemológica de Flyvbjerg (2004) regresa a las nociones epistemológicas de Aristóteles. Para fines de nuestro presente ensayo hemos reflexionado sobre dos grados de conocimiento que asume Wayne Parsons (2007) para el análisis de la política pública que son: episteme y phronesis. La episteme pretende explicar los fenómenos a partir de los principios de causalidad, esto en la economía se traduce en explicar los fenómenos económicos por medio de modelos econométricos. Michel Foucault criticó los aspectos disciplinarios que conllevaba el saber científico y racional. Foucault a contracorriente de los paradigmas establecidos sostenía que el discurso científico a pesar de que pretende instalarse en la supuesta neutralidad ideológica, en realidad el discurso científico tiene una carga ideológica que hay que descubrir para conocer los intereses de poder que subyacen en el propio discurso. Estudios empíricos como los de James Ferguson (1990) y  Béatrice Hibou (2000) han demostrado la tesis de Foucault de que los discursos económicos de las instituciones financieras internacionales no son neutrales, sino expresión de grupos de poder que imponen sus modelos de explicación sobre los problemas de los países “periféricos”. Al respecto el trabajo de Beatrice Hibou ha mostrado que el Banco Mundial en su pretensión de establecer un modelo racional, parsimonioso y aséptico para explicar los problemas y fijar recomendaciones a los países “periféricos” y concretamente a los países de la región del sub-sahara deja fuera problemas tan complejos como el conflicto político o los movimientos sociales. En concreto, lo que nos interesa destacar es que los modelos apoyados en la teoría de la elección racional dejan fuera el fenómeno de lo político[3]. De esta forma, nosotros asumimos que lo político tiene un impacto significativo en la formulación de los problemas y de la agenda de la política pública, pues es en lo político en donde se expresa el poder y la expresión ideológica de los actores. Y son precisamente estas dimensiones las que son poco estudiadas en el análisis de la política pública.

 Phronesis es el grado de saber que se refiere al discurso. Para fines de nuestro ensayo asumimos la teoría de discurso  postestructuralista de Ernesto Laclau. El filósofo argentino construyó el concepto de hegemonía a través del método genealógico de Foucault y tomó del filósofo francés la categoría de articulación (Andersen, 2003). Es importante mencionar la influencia teórica de Michel Foucault (Culpitt, 2001), en los trabajos empíricos sobre el análisis de la política pública (Ferguson, 1990; Hibou, 2000;  Ariztizábal, Cabides y Jiménez 2005) lo que manifiesta un intenso trabajo en esta área de conocimiento del discurso en el estudio de la política pública.

 ¿Por qué estudiar la política social de Venezuela bajo el enfoque de la teoría del discurso postestructuralista?

Sin pretender agotar la respuesta consideramos que las explicaciones sobre la política pública en general y en particular la política social venezolana a partir de la llegada al poder de Hugo Chávez han sido estudiadas a partir de los modelos económicos liberales. Si bien es cierto que estos estudios evalúan la política social en relación a su viabilidad y eficiencia económica (Vera, 2008), solo es una parte de la explicación. Y es una parte de la explicación porque se ha dejado fuera el estudio de cómo se han conformado los modelos de política social  en el marco del conflicto político, no solo durante el gobierno de Hugo Chávez sino en el período anterior a él. Además como los modelos económicos liberales parten del supuesto de que el conflicto político se canaliza por medio de las instituciones y en ese sentido sólo atiende los resultados institucionales olvida analizar los discursos de poder que se articulan dentro y fuera de las instituciones formales (Morong, 2009). En ese sentido, lo que se pretende estudiar son los distintos discursos que han construido los dispares modelos hegemónicos de política social en Venezuela en momentos coyunturales durante el período de 1989 a 2009. Es un período de tiempo significativo para una construcción de los momentos coyunturales y que permita observar los distintos modelos de política social en el tiempo. Esto a la vez nos permitiría identificar los intereses  políticos de los actores individuales o grupos de poder, traducida en políticas sociales.

Por ejemplo, hemos encontrado que antes del gobierno de Hugo Chávez existía una política social cada vez más insertada en el proceso de descentralización (Maingon, 2006), con la llegada de Chávez se registra una tendencia a una centralización en el manejo de la política social por parte del Ejecutivo como es el caso del llamado Plan Bolívar 2000, “el cual fue dirigido por militares y coordinado de forma  centralizada desde el poder ejecutivo” (Díaz, 2006: 154).

Algunos analistas han criticado la estructura clientelar de la política social de Hugo Chávez en Venezuela (Vera, 2008) cancelando así formas ciudadanas de participación política. Por otra parte, para Ernesto Laclau lo que sucede en Venezuela es un proceso de democratización a partir del liderazgo de Hugo Chávez (2006). Carrasquero, Varnagy y Welsh (2003) han llegado a las siguientes conclusiones sobre la cultura política y calidad de la democracia en Venezuela: “Aumento del cinismo y de la apatía política; disminución de la participación política efectiva; incapacidad del sistema político de generar alianzas de gobierno representativas; creciente violencia civil y criminal que erosiona la sustancia de régimen democrático; finalmente, la aparición de brujos con fórmulas mágicas en el escenario político” (Carrasquero, Varnagy y Welsh, 2003: 112) En estas conclusiones llama la atención la frase peyorativa hacia Hugo Chávez como parte de los “brujos con fórmulas mágicas en el escenario político”. Y llama la atención porque hasta en los estudios académicos se filtran las descalificaciones ideológicas que actualmente dividen a la sociedad venezolana. Estamos en ese sentido frente a una realidad política venezolana compleja, pero cuya complejidad política no podemos omitir en un análisis de la política social. Si asumiéramos que lo político no explica a la política social quedaría fuera una dimensión relevante para comprender las formas de poder que subyacen en los discursos de la política social y asimismo saber el sustento ideológico de las críticas a estas políticas sociales antes y durante el gobierno de Hugo Chávez. Para el analista en política pública es importante tener en cuenta toda la complejidad de la realidad sociopolítica, precisamente para construir el contexto sociopolítico en que se desarrolla la política social. En este contexto, se pueden formular preguntas de investigación como las siguientes: ¿Qué tanto peso tienen el poder y la ideología en la constitución hegemónica de la política social? ¿Cuáles fueron los discursos ideológicos articuladores  de los políticos para la implementación de la política social? ¿Cuáles son las continuidades y rupturas discursivas de las políticas sociales estatales? ¿Qué concepciones hegemónicas de política pública y sociedad subyacen en las políticas sociales implementadas? ¿Cuál es el grado de articulación discursiva en la ideología social de Hugo Chávez que contrasten con las ideologías hegemónicas que le precedieron?

Así, nuestro ensayo se inserta en el debate sobre la política pública en Venezuela. Si bien es cierto que abundan los trabajos sobre la política social en Venezuela a partir de la llegada de Hugo Chávez, nuestro interés no solamente es proponer un enfoque teórico alterno al estudio de la política social durante el gobierno de Hugo Chávez, sino más bien antes de su gobierno, por ello partimos de 1989.

Asimismo, como hemos argumentado líneas arriba nuestra discusión es también de carácter teórico, pues pretendemos señalar que la ciencia política en América Latina sigue más los modelos cuantitativos de la academia norteamericana (Sartori, 2004)  y nuestro enfoque pretende complementar estos estudios con la forma de hacer ciencia política en el mundo académico europeo. Además, nuestro propósito es manifestar la relevancia de los discursos de poder político que articulan a la política social. Con este enfoque pretendemos hacer una crítica explicita a los modelos formales que pretende establecer la ciencia política norteamericana como único camino de investigación (Aguilar, 2009), instaurándose como el discurso de saber predominante, dejando fuera con ello  dimensiones como la complejidad de la construcción ideológica de los grupos de poder.

La ideología como hegemonía

La política pública es una construcción ideológica hegemónica de los grupos de poder. El análisis del discurso nos permite identificar a los actores individuales e institucionales que ejercen el poder hegemónico. Apoyados en esta premisa general, argumentaremos que la ideología hegemónica y el poder político en la conformación de la política social en Venezuela en el período de 1989 a 2009 desde un análisis coyuntural del discurso han dado lugar a la competencia ideológica de distintos modelos de política social, de esta manera demostraremos identificando a los actores involucrados tanto individuales como institucionales que la política social no es aséptica[4] de valores, sino una construcción de los grupos de poder quienes fijan los problemas y la agenda de la política social.

Propuesta metodológica

 Nuestro análisis es a partir de la teoría del discurso  postestructuralista de Ernesto Laclau. Siguiendo la noción de estrategias analíticas discursivas del estudioso danés Niels Akerstrom Andersen, nos detendremos primero en definir los conceptos de discurso, articulación y hegemonía que sugiere Ernesto Laclau.   Discurso, “cuando, como resultado de una articulación práctica, se ha convertido en capaz de configurar un sistema exacto de diferentes lugares de enunciación, este sistema de diferentes lugares de enunciación se conoce como discurso” (Laclau, en Andersen, 2003: 50). Articulación, “es lo que designamos por cualquier práctica que establece la relación, es decir, las diferencias y similitudes entre los elementos” (Andersen, 2003: 50). “La noción de Hegemonía[5] está ligada directamente al argumento acerca de la incompletitud de estructuras y a la continuidad total o parcial de elementos flotantes del discurso. La comprensión básica es que la hegemonía solo es posible cuando existe algo que puede ser homogeneizado, y esto sólo ocurre cuando el discurso carece de la determinación final, cuando los elementos discursivos tienen un excedente de significado y cuando los significantes no están vinculados a la irreversibilidad del significado. Consecuentemente, la hegemonía significa que nunca se llega a la conclusión de los intentos de producir una fijación, para la que siempre habrá una amenaza” (Andersen, 2003: 55).

En relación con el anterior aparato conceptual, se propone el siguiente modelo de análisis de la política pública, con base en la teoría del discurso postestructuralista de Ernesto Laclau.

Conclusiones

Nuestra propuesta de investigación tiene un anclaje teórico en el grado de saber que Wayne Parsons identifica como phronesis, es decir, el discurso. Para una formulación teórica de análisis de política pública, como hemos argumentado, nos hemos apoyamos en la teoría del discurso postestructuralista de Ernesto Laclau, esta concepción teórica tiene la ventaja de poder observar el proceso político en su contexto, por consiguiente en como se va constituyendo la política social, nuestra pretensión es en un futuro aplicar nuestro modelo a un caso concreto: la política social en Venezuela, en el período de 1989-2009.

Asimismo, nuestro propósito ha sido poder operacionalizar conceptos como discurso, articulación y hegemonía, que provienen de una teoría tan sugestiva, refinada y abstracta como lo es la teoría del discurso postestructuralista de Ernesto Laclau. Nuestro ensayo supone también un reto para aplicar modelos de discurso cuya tradición es más europea, que los estudios de ciencia política norteamericana. La idea es realizar una agenda de investigación en donde de manera natural confluyan el estudio de las instituciones a través de modelos discursivos.

Finalmente, la pretensión del ensayo es buscar nuevas formas de investigación que constituyan una alternativa al mainstream neoinstitucionalista de la ciencia política actual.

 

Bibliografía

AGUILAR RIVERA, José Antonio (2009): “El Enclave y el Incendio”, en Nexos Núm. 379.

 ANDERSEN, Niels A. (2003): Discursive Analytical Strategies. Understanding Foucault, Koselleck, Laclau, Luhmann, Bristol: The Policy Press.

 AIBAR GAETE, Julio. Coordinador (2007) Vox Populi. Populismo y democracia en Latinoamérica, México: Flacso.

 Ariztizábal Ferreira, Diana; Juliana Cabides Martínez y Carolina Jiménez Martín (2005): “El discurso de las reformas estructurales en la élite intelectual colombiana. Notas preliminares”, en Ensayos críticos, Nº 1, pp. 45-64.

Arts, Bas y Jan Van Tatenhove (2004): “Policy and power: A conceptual framework between the ‘old’ and ‘new’ policy idioms”, en Policy Sciences, pp. 339-356.

BENT, Flyvbjerg. (2004), “A Perestroikan Straw Man Answers Back: David Laitin and Phronetic Political Science”, en Politics & Society Vol. 32 No.3.

CARRASQUERO, Vicente José, Daniel Varnagy y Friederich Welsch. (2003): “Cultura política, capital social y calidad de la democracia en Venezuela: un análisis comparado”, en Revista Politeia, Universidad Central de Venezuela, Núm. 30, pp. 95-117.

 CULPITT, Ian. (2001), Michel Foucault, Social Policy and ‘Limit-Experience’” tesis para optar el grado en Doctor en Filosofía en Política Social, Victoria University of Wellington.

 DÍAZ, Benito. (2006), “Políticas públicas para la promoción de cooperativas en Venezuela (1999-2006)”, en Revista Venezolana de Economía Social, año 6, Núm. 11., pp. 149-183.

 FERGUSON, James. (1990): The Anti-Politics Machine: “Development”, Depolitization and Bureaucratic Power in Lesotho, Cambridge: Cambridge University Press.

 FOUCAULT, Michel. (1979): La arqueología del saber, México: siglo veintiuno.

 Garton Ash, Timothy (2000): Historia del presente: ensayos, retratos y crónicas de la Europa de los 90, Barcelona: Tusquets Editores.

 Grenier, Yvon (1999): “Los Olvidados: Insurgentes e Insurgencias”, en Letras Libres, México.

 HIBOU, Béatrice. (2000): “The Political Economy of the World Bank’s Discourse: from Economic Catechism to Missionary Deeds (and Misdeeds)”, en Centre d’études et de recherches internationales Sciences Politiques, Núm. 39.

 LACLAU, Ernesto (2006), “La deriva populista y la centroizquierda latinoamericana”, en Nueva Sociedad No. 2005.

 MAINGON, Thais. [Coordinadora]. (2006): Balance y perspectivas de la política social en Venezuela, Caracas: Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales.

 Meyer, Jean (1977): “América Latina: tecnócratas en uniforme”, en Vuelta, México.

 MUÑOZ, María Antonia. (2006): “Laclau y Rancière: algunas coordenadas para la lectura de lo político” en Andamios Vol. 2 Núm.004, pp. 119-144.

 Morong, Cyril (2009): Mythology, Ideology and Politics.

 PARSONS, Wayne. (2007), Políticas Públicas. Una introducción a la teoría y la práctica del análisis de políticas públicas, Argentina: Flacso-México, Miño y Dávila.

 Sartori, Giovanni (2004): “¿Hacia dónde va la política?” en Política y Gobierno Vol. XI, Núm. 2, pp. 349-354.

 VERA, Leonardo. (2008), “Políticas sociales y productivas en un Estado Patrimonialista petrolero: Venezuela 1999-2007” en Nueva Sociedad, No. 215 mayo-junio, pp. 111-128.

 *  El presente artículo es producto de los seminarios del Dr. Julio Aibar Gaete (Flacso, Sede México); el Dr. Ernesto Laclau (University of Essex) y el Dr. Wayne Parsons (Queen Mary College, University of London). La redacción del artículo es responsabilidad del autor. Una primera versión del presente trabajo se publicó en la Revista de Análisis Social del Departamento de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Iberoamericana, Campus Puebla, México.

 ** Noé Hernández Cortez, cursa actualmente el Doctorado de Investigación en Ciencias Sociales, especialidad en Ciencia Política. Sus líneas de investigación son: Economía Política Internacional, Análisis de la política pública, Política Social en Venezuela, Globalización, Estrategias de políticas monetarias * noe.hernandezcortez@gmail.com; noe.hernandez@flacso.edu.mx

[1] Actualmente Honduras sufre un retroceso democrático ante el golpe de estado del 28 de junio de 2009, llevado a cabo por los “liberales”, cuyo líder es el presidente de facto Roberto Micheletti.

[2] En la década de los noventa los países de la Europa del Este también empezaron  a restaurar las democracias constitucionales, después de haber padecido los autoritarismos del bloque comunista. Sobre la liberalización de Europa del Este, Ver: Garton Ash, Timothy (2000): Historia del presente: ensayos, retratos y crónicas de la Europa de los 90, Barcelona: Tusquets Editores.

[3] Para un estudio analítico sobre lo político, ver el ensayo MUÑOZ, María Antonia. (2006): “Laclau y Rancière: algunas coordenadas para la lectura de lo político” en Andamios Vol. 2 Núm.004, pp. 119-144.

[4] Julio Aibar ha identificado con acierto la idea de “asepsia” ideológica que pretenden instaurar los científicos sociales en su discurso de  supuesta neutralidad  ideológica. Paralelamente la crítica de Wayne Parsons al discurso del Banco Mundial consiste en que el Banco Mundial ha construido un discurso autorreferencial amparado en el discurso económico-científico no dando entrada a la innovación e imaginación de otras formas de hacer y analizar a la política pública.

Venezuela: Economía Política y Política Pública

febrero 23, 2011

Pueden visitar mi nuevo blog sobre asuntos de economía política y política pública en Venezuela en el siguiente link: Venezuela: Economía Política y Política Pública.

La hegemonía comunal en Venezuela

enero 11, 2011

Leí con atención el documento que presentan Feliciano Reyna y Yolanda D’Elia titulado Documento sobre leyes que afectan democracia y derechos humanos en Venezuela. Hay que decirlo abiertamente que el análisis que presentan ambos autores sobre las últimas leyes y reformas a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, principalmente las realizadas en el mes de diciembre de 2010, son una arquitectura legal hegemónica para consolidar el estado socialista o comunal en Venezuela. El espíritu de estas reformas van en contra de la tradición democrática de Venezuela fincada en el gobierno republicano federal, garante de las libertades políticas, cívicas y económicas.

En 1978 en su segundo artículo escrito para la revista liberal Vueltadirigida por la  figura señera el poeta mexicano Octavio Paz, el historiador Jean Meyer escribía las siguientes líneas: “Todos los países de las Américas Ibéricas, todos salvo México, Colombia, Venezuela y la pequeña Costa Rica, están gobernados actualmente por militares; sólo desde hace unos quince años Venezuela logró escapar a esos generales; Colombia recuerda todavía al general Rojas Pinilla. La única excepción, finalmente, es la de México. ¿Cómo se explica esta intervención casi universal de los militares en la política y la desaparición del poder civil? […]”

Contra la tradición democrática en Venezuela, el estado venezolano erráticamente ha vuelto al pasado autoritario al querer instaurar una hegemonía comunal en Venezuela a través de medios legales. La hegemonía comunal en “política pública” en Venezuela ha erosionado a las instituciones de gobierno en su objetivo central: como mecanismos institucionales democráticos, propios de una plaza pública conformada por ciudadanos.

Sobre la Ley de Defensa de la Soberanía Política y Autodeterminación Nacional, escriben Feliciano Reyna y Yolanda D’Elia:

Esta nueva ley, aprobada por la Asamblea Nacional el 21 de diciembre de 2010, es una medida que viola los derechos políticos de los ciudadanos ejercidos en forma individual o a través de organizaciones, en la que de manera arbitraria el gobierno nacional puede calificar como actos “desestabilizadores e insurreccionales contra el Estado” el solo hecho de recibir financiamiento internacional o invitar al país a extranjeros que puedan expresar opiniones críticas a las conductas de las instituciones de gobierno. La reforma asimila cualquier actividad política de los ciudadanos a la de los partidos políticos, los cuales ya tienen prohibido aceptar donaciones o subsidios de compañías, Estados y organizaciones políticas extranjeras en la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones. Siguiendo la orientación de las nuevas leyes orgánicas del Poder Popular y Contraloría Social, que violan el libre ejercicio de los derechos de asociación y participación autónoma y democrática, esta reforma entiende como “organizaciones políticas” —susceptibles de “atentar contra la soberanía, la independencia de la Nación, el ejercicio de las instituciones nacionales o de las autoridades legalmente constituidas”— a todas aquellas cuyos fines sean: promover la participación de los ciudadanos en los espacios públicos, el control de los ciudadanos sobre los poderes públicos, la participación de candidatos a ocupar cargos públicos de elección popular, y la divulgación, información y defensa del pleno ejercicio de los derechos políticos de la ciudadanía.”

La nueva legislatura de la Asamblea Nacional tendrá como tarea revertir esta tendencia hegemónica del estado comunal para volver a la normalidad democrática del estado republicano federal venezolano.

Keynes en Columbia University

diciembre 14, 2010

En el The Center Working Papers de la Universidad de Columbia uno puede encontrar cinco papers inspirados en el pensamiento de John Maynard Keynes.

Keynes on Knowledge, Expectations and Rationality de Sheila C Dow

The Influence of Keynesian Economics in Judicial Decisions de Juan V. Sola

Capitalism and Keynes. From the Treatise on Probability to General Theory de Edmund S. Phelps

Corporatism and Keynes. His Views on Growth de Edmund S. Phelps

Toward a Model of Innovation and Performance Along the lines of Knight, Keynes, Hayek and M. Polanyí de Edmund S. Phelps

Quantitative Easing – How It Works

noviembre 29, 2010

 

 

Quantitative Easing – How It Works

John M. Keynes, Milton Friedman y Ben Bernanke

noviembre 21, 2010

Noé Hernández Cortez

En días recientes Ben Bernanke declaró que Milton Friedman estaría de acuerdo con las políticas monetarias que está instrumentando actualmente la Reserva Federal de Estados Unidos. Friedman argumentó que la Reserva Federal pudo haber evitado la Gran Depresión a través del control de la inflación vía manejo de la oferta monetaria. Con este argumento Friedman rechazaba la doctrina de John Maynard Keynes quien consideraba como solución para salir de la Gran Depresión el gasto público por parte del Estado para estimular el crecimiento económico.

Debido a esta delaración de Ben Bernanke se ha detonado una interesante polémica en la prensa internacional con respecto a las decisiones sobre las políticas monetarias llevadas a cabo por el propio Ben Bernanke. La polémica internacional se da desde el marco de las ideas de tres grandes macroeconomistas estudiosos de la Gran Depresión (1930): John Maynard Keynes, Milton Friedman y Ben Bernanke. Si llevamos el debate a la pregunta que formula Paul Krugman ¿Por qué nos importa alguien? nuestro debate se torna una polémica por marcos analíticos y no una discusión de carácter teológico como bien argumenta Krugman.

Con respecto al debate se puede leer el trabajo de John Maynard Keynes titulado The General Theory of Employment, el estudio de Milton Friedman The Role Monetary Policy y el paper de Ben Bernanke The Macroeconomics of the Great Depression A Comparative Approach.

Irlanda, las variables macroeconómicas y la caja de Pandora.

noviembre 18, 2010

 

Mi más reciente artículo publicado en la Revista Nexos en línea. Mi artículo se titula Irlanda, las variables macroeconómicas y la caja de Pandora.

Mónica Prasad

noviembre 18, 2010
Hoy en su blog Paul Krugman ha publicado un post titulado Why I’m Soft On Sales Taxes. Este post de Krugman es la exposición de sus argumentos contra la propuesta de Rivlin-Domenici sobre una carga significativa de impuesto al consumo. Me interesó el post de Krugman porque trae a su exposición el trabajo académico de Mónica Prasad y Yingying Deng, titulado Taxation and the Worlds of Welfare. Pero aquí me detengo sólo en una breve nota sobre Mónica Prasad.
Prasad en su estudio Why Is France So French? Culture, Institutions, and Neoliberalism, 1974-1981 argumenta que Francia durante este período no cambió radicalmente hacia el modelo del neoliberalismo, como si lo hizo Inglaterra y Estados Unidos. La explicación Prasad la encuentra en la fuerte tradición cultural del igualitarismo que predomina en Francia. Sobre más trabajos de Mónica Prasad se pueden consultar libremente algunas de sus publicaciones aquí.