Posts Tagged ‘Octavio Paz’

Vuelta a Paz de José Antonio Aguilar Rivera

enero 11, 2014

Octavio Paz

Fotografía: Octavio Paz

José Antonio Aguilar Rivera publica en la revista Nexos (enero, 2014), que circula en estos días, un artículo sobre el poeta Octavio Paz: Vuelta a Paz. Rivera nos recuerda las polémicas políticas de Paz con los intelectuales de izquierda en México, como ya ha comentado Enrique Krauze: el diálogo natural de Octavio Paz no era con la derecha, sino con la izquierda, no obstante fue ninguneado por esta última. A diferencia de José Antonio Aguilar Rivera, para mí ver y escuchar al poeta Paz en televisión en el memorable encuentro Vuelta, La experiencia de la libertad, fue una revelación: la pasión crítica del decir,hacer. Cuando Aguilar Rivera escribe que “…el Paz de la tele, que pontificaba, me parecía aburrido”, me recuerda el lugar común de la “crítica” de la prensa de esos días para descalificar a Paz. Otra nota: no creo, como argumenta Aguilar Rivera que “…las rencillas y pleitos de los grupos culturales, en cambio, eran guerritas de artificio en la república de las letras. Una pérdida de tiempo, sigo pensando hoy”, a mi manera de ver, en un ambiente autoritario, donde las prebendas culturales del gobierno hacia los “intelectuales” rayaban en un cinismo, esta crítica era necesaria, una crítica de higiene moral de la plaza pública como bien observó en su momento Paz. De esa “pérdida de tiempo”, de la que nos habla Aguilar Rivera, se escribió una notable y bellísima pieza escrita por el poeta Aurelio Asiain, Con todo respeto, profesor. Aguilar Rivera, anota la memorable reflexión de Paz sobre el liberalismo: “…el liberalismo deja sin respuesta a más de la mitad de las grandes interrogaciones humanas”. Sí, Paz buscaba más allá de las ideologías políticas, en la otra voz: la poesía.

“Nuevas instituciones de democracia participativa en América Latina: la voz y sus consecuencias” de Maxwell A. Cameron, Eric Hershberg y Kenneth E. Sharpe (eds.)

julio 25, 2013

El brillante economista Albert O. Hirschman en su obra Exit, Voice and Loyalty (1970), retrata, con mirada sociológica, las decisiones que toman los individuos con respecto a las “respuestas” que ofrece el sistema social. En América Latina se vienen construyendo nuevas instituciones democráticas, que recogen las “nuevas voces” de demandas en el sentido de Hirschman. Esta idea del economista heterodoxo es la piedra de toque del notable libro titulado Nuevas instituciones de democracia participativa en América Latina: la voz y sus consecuencias , cuyos editores son los estudiosos Maxwell A. Cameron, Eric Hershberg y Kenneth E. Sharpe. El libro es una incursión fascinante a la vitalidad democrática que vive actualmente América Latina, alejada ya de los tiempos nublados de las dictaduras, de las que nos habló, en su momento, el poeta Octavio Paz. Leer el libro me llevó a escribir una reseña que ahora publica la revista Perfiles Latinoamericanos de la FLACSO, sede México.

Guillermo Sucre, poeta venezolano

julio 16, 2013

Noé Hernández Cortez*

Mi itinerario con Octavio Paz del poeta venezolano Guillermo Sucre, lo leí en 1998, ahora vuelvo a releer el texto y vienen a mi memoria fragmentos, que en su momento me emocionaron y me emocionan. La prosa del poeta venezolano es el de una conversación civilizada. Insisto en la conversación civilizada, en un momento en donde el ambiente político en Venezuela se ve entrampado por el ruido de la ideología. 

Escribe Guillermo Sucre sobre su amistad con Octavio Paz:

“Estaba radiante la noche (todavía invernal) en que fue a nuestro apartamento [Octavio Paz] y nos mostró el primer ejemplar del Sor Juana -aun mal encuadernado- en la edición de Seix Barral. Al salir tarde en la noche (el frío había arreciado) nos preguntó: ¿Se acuerdan de aquel Pittsburgh tan caluroso que vivimos juntos? Ya no nos vimos más, aunque la comunicación nunca se interrumpió, entre otras cosas, nos unía Vuelta.”

La belleza de la prosa de Guillermo Sucre es un milagro en nuestro continente, un espacio de conversación civilizada, un oasis en las aguas turbias de la violencia y el ruido que invaden nuestra vida pública, aquí en Mexico y allá en Venezuela.

 

 Aquí el texto de Guillermo Sucre.

 

Ciudad de México, a 15 de julio de 2013

POST EN PDF: Guillermo Sucre, poeta venezolano


*Noé Hernández Cortez, Profesor de Ciencia Política en la Universidad del Istmo, Campus Ixtepec. E-mail: noe.hernandez@flacso.edu.mx; noe.hernandezcortez@gmail.com

Octavio Paz: tiempo sin medida, ética y política

mayo 24, 2013

En una vieja edición de la revista Vuelta encuentro la entrevista que le hiciera Nathan Gardels, incansable editor del New Perspectives Quarterly,  al poeta Octavio Paz. Bellísimo título de la entrevista “tiempos cruzados”, en la que Paz vuelva a su visión sobre el ‘tiempo sin medida’, ‘instante poético’, que puede otorgar en nuestros días una brújula a la ética y la política. Como en 1992, ahora me detengo nuevamente en este brillante pensamiento de Paz: “La idea de Nietzsche -‘el arte desea la vida’- es fascinante: quiso bailar sobre el abismo. Su visión es una imagen trágica del hombre amputado de la esperanza de la redención. Pero es posible, quizá, encontrar un camino distinto y que no desemboque en el ‘nihilismo completo’ de Nietzsche. Lo que necesitamos ahora no es sólo una estética y una poética del momento como conjunción de tiempos, sino una ética y una política que surjan de esta manera de percibir el tiempo y la realidad”. La sensualidad y la libertad, nos dice el poeta, son visiones del instante, expresiones indispensables para pensar la ética y la política.

Octavio Paz y Giovanni Sartori: el PRI, ni dictadura perfecta, ni blanda

marzo 21, 2013

Es memorable la acuñación de Mario Vargas Llosa de la “dictadura perfecta”, para designar al régimen autoritario del PRI durante la época del sistema político de partido hegemónico en México. Giovanni Sartori denominó al monopolio de poder del PRI, con la precisión conceptual que caracteriza al politólogo italiano, como presidencialismo autoritario. En su libro Ingeniería constitucional comparada (2008) escribe Sartori:

 

Los estudiosos estadounidenses de la política subrayan el “excepcionalismo” de su país. Sin embargo, en el ámbito de los sistemas presidencialistas México sobresale por haber sido un espécimen singular, y promete convertirse en algo todavía más especial. Si se compara con el patrón del presidencialismo de América del Sur, el mexicano nunca ha sido interrumpido por golpes militares, ni se ha caracterizado por oscilaciones entre excesos de poder arbitrario e impotencia. Además, de manera intermitente la mayoría de los países latinoamericanos ha sido presa de dictadores, pero desde hace mucho he sostenido que el presidencialismo mexicano no puede ser considerado una dictadura. Por otra parte, el presidencialismo mexicano es casi el opuesto del presidencialismo de los Estados Unidos. Mientras éste se basa en la división de poderes aquél se funda en la concentración de poder. Mientras que la historia del presidencialismo estadounidense es una de 200 años de un prolongado y exitoso presidencialismo democrático, la historia del presidencialismo mexicano es una igualmente exitosa pero de un presidencialismo autoritario. Recientemente, y con sólo permitir elecciones libres y respetar su veredicto, México ha logrado transformarse en un régimen presidencial democrático mediante un procesos sostenido y fluido (Sartori, 2008, pp.221-222).

 

En su notable ensayo Hora cumplida (1929-1985) el poeta mexicano Octavio Paz da una nueva vuelta de tuerca sobre los rasgos distintivos del régimen autoritario del PRI:

 

No es difícil advertir las analogías del sistema político mexicano con los de otros países; tampoco lo es percibir sus diferencias. Entre ellas la más notable (y más saludable) es la ausencia de una ortodoxia ideológica. Esto nos ha salvado del terror de un Estado burocrático e inquisidor, como en los países comunistas. Otro rasgo que también es positivo: puede hablarse de un monopolio del PRI pero no de una dictadura. Varias veces he dicho que vivimos en un régimen peculiar, un régimen hacia la Democracia. (Paz, Hora cumplida (1929-1985), p. 9).

 

Ni para Sartori, ni para Paz el “ogro filantrópico” era una dictadura, ni perfecta, ni blanda, su naturaleza era la de un régimen político autoritario.

 

 

Sobre “El nuevo paradigma mexicano” de Jorge G. Castañeda y Héctor Aguilar Camín

noviembre 15, 2012

El ejercicio de la crítica sobre los abusos de poder político y económico del régimen autoritario del PRI, en las décadas de mayor abuso institucional  de los setenta y ochenta, fue denunciado por Octavio Paz, Gabriel Zaid y Enrique Krauze. Desde una visión universal de las ideologías, Octavio Paz exigía como higiene moral de la vida pública mexicana un examen de conciencia -en el sentido cristiano del término-, a quienes con sofismas repudiaban de las libertades políticas y económicas. Recuerdo lo anterior al leer el reciente artículo de Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda, El nuevo paradigma mexicano, publicado en la revista Nexos. Convertidos al liberalismo más ortodoxo, Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda, quienes en el pasado inmediato de la vida pública mexicana defendían justamente lo contrario a sus diez mandamientos liberales. En ese sentido, Octavio Paz y Enrique Krauze, son la vena liberal -entiéndase fundamentalmente el liberalismo político- más consistente y que en los tiempos nublados de la cultura política mexicana hablaron de la democracia sin adjetivos, entendida en su dimensión política y no en el lenguaje económico en que ahora hablan Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda.

El horror a la restauración de Christopher Domínguez Michael, un ejercicio de memoria histórica

agosto 16, 2012

El crítico literario e historiador de las ideas Christopher Domínguez Michael ha publicado en Letras Libres del mes de agosto un apasionado e irónico ensayo sobre la vida política del PRI en paralelo con la historia de la restauración de la cultura política del  antiguo régimen francés con la llegada al poder de Luis XVIII en 1814. En el ensayo El horror a la restauración Domínguez Michael realiza una crítica ponderada sobre la metafísica de la historia del mal del PRI que se ha construido simbólicamente en las pancartas del movimiento 132.

El imaginario simbólico de la izquierda  mexicana es el punto de ataque de los dardos irónicos de Domínguez Michael, ello es comprensible si entendemos que las claves de la izquierda ideológica las entiende cabalmente el crítico literario, un converso temprano a las claves del liberalismo y la democracia. El ensayo es inteligente, pues se posiciona a contracorriente de las “caricaturas de la redes sociales” que retratan la siniestra vida política del PRI. A la vez, con el ceño fruncido y la ironía sabrosa Domínguez Michael asesta a la joven izquierda frases como “…En vez de observar a los votantes del PRI, millones en todo el país, como miraban los científicos porfirianos a los peones acasillados, cuyo voto valía una jarrita de pulque y un taco, los estudiantes, muchos de ellos nuestros futuros científicos sociales, tendrán qué indagar aquello que se oculta tras ese voto y por qué les es tan inaudito…” (Letras Libres, 23). Curiosamente  los llamados “científicos sociales” son en su gran mayoría el personal burocrático que conforman la autoridad legal y racional de la que habló Weber y que elogia Domínguez en su ensayo para hablar de la ingeniería electoral. El ensayo de Domínguez se emparenta con Hora Cumplida (1929-1985) de Octavio Paz, la diferencia radica en el tono grave del poeta frente a la luminosidad irónica, que ciega por momentos, del crítico literario.

POST EN DOCUMENTO: El horror a la restauración de Christopher Domínguez Michael, un ejercicio de memoria histórica.

Las leyes y los hombres de Octavio Paz

mayo 5, 2012

Pintura: Chuang-Tzu.

 

Hace aproximadamente trece años el poeta Octavio Paz publicó en la revista Vuelta sus traducciones del gran poeta Chuang-Tzu, en un bello artículo titulado Trazos. Escribe Paz sobre Chuang-Tzu: “Creo que Chuang-Tzu no sólo es un filósofo notable sino un gran poeta. Es el maestro de la paradoja y del humor, puentes colgantes entre el concepto y la iluminación sin palabras” (Vuelta, abril, 1996).

Más adelante escribe sobre las leyes y los hombres:

“Tzu Kung, discípulo de Confucio, dijo a Lao Tzu* : ‘Dices que no debe haber gobierno. Pero si no hay gobierno ¿Cómo se purificará el corazón de los hombres?’ El maestro contestó: ‘Lo único que no debemos hacer es entrometernos con el corazón de los hombres. El hombre es como una fuente; si la tocas, se enturbia; si pretendes inmovilizarla, su chorro será más alto…Puede ser tan ardiente como el fuego más ardiente; tan frío, como el hielo mismo. Tan rápido que, en un cerrar de ojos, puede darle la vuelta al mundo; en reposo, es como el lecho de un estanque; activo, es poderoso como el cielo. Un caballo salvaje que nadie doma: es el hombre’.” (Traducción de Octavio Paz, Vuelta, 1996).

*Maestro de Chuang-Tzu, fundador del Taoísmo y autor del Libro del Tao (Tao Te-King).

La llama doble de Octavio Paz

marzo 8, 2012

 

Leo las siguientes líneas del poeta Octavio Paz en La llama doble: “El encuentro erótico comienza con la visión del cuerpo deseado. Vestido o desnudo, el cuerpo es una presencia: una forma que, por un instante, es todas las formas del mundo. Apenas abrazamos esa forma, dejamos de percibirla como presencia y la asimos como una materia concreta, palpable, que cabe en nuestros brazos y que, no obstante, es ilimitada […]” (Octavio Paz, La llama doble, 1993:204)

Personas e ideas de Enrique Krauze

febrero 10, 2012

Uno de los libros fundamentales de la tradición liberal en México es el libro Personas e ideas del historiador Enrique Krauze. Tengo en mis manos la ya vieja edición de Vuelta de 1989 -en la bella colección La reflexión- en cuya solapa viene anunciado por el pensador liberal y crítico literario José Guilherme Merquior, el banquete de personas e ideas que nos depara el libro. Diría que es un libro esencial para conocer las ideas desde distintos ángulos de reflexión del quehacer intelectual. En amena charla el libro recorre las ideas de Irving Howe,  Isaiah Berlin, Joseph Maier, Leszek Kolakowski, Hugh Thomas, Emmanuel Le Roy Ladurie, Charles Hale y Octavio Paz.

En el diálogo entre Krauze y Octavio Paz titulado Caminos andados y desandados hay un bello pasaje sobre la conexión entre historia y poesía, el poeta mexicano nos dice:

 

La relación entre poesía e historia: sí son dos cosas distintas, pero hay un momento en que se cruzan. Un gran historiador dijo que los historiadores son profetas del pasado. Yo cambiaría un poco la frase: los historiadores son los poetas del pasado. Sin visión poética no hay visión histórica. Y esto se ve en todos los grandes historiadores, lo mismo en los griegos y latinos que en Vico y en Michelet. También Marx ve la historia con ojos de poeta y no solamente de economista o de historiador. En cuanto a mí: yo no soy historiador pero sí un hombre que vive profundamente la historia… (Octavio Paz en Krauze, 1989: 194).

 

Enrique Krauze quien ha sido atento lector de la biografía y la historia de las ideas inglesas cree, al igual que Keynes, en el poder de las ideas.

 

Referencias

Krauze, Enrique, 1989, Personas e Ideas, México: Vuelta.

 

Ciudad de México, a 09 de febrero de 2012.

 

EN DOCUMENTO: Personas e Ideas de Enrique Krauze.