Posts Tagged ‘Jesús Silva-Herzog Márquez’

Jesús Silva-Herzog Márquez sobre Enrique Peña Nieto: ideas, autores y política

enero 9, 2012

Fotografía: Isaiah Berlin, Stanford Encyclopedia Of Philosophy

 

Jesús Silva-Herzog Márquez, lector atento del historiador de las ideas  Isaiah Berlin, nos entrega un post interesante sobre la carencia de ideas del candidato Enrique Peña Nieto. Escribe Jesús en su blog: “Enrique Peña Nieto es un frasco sin etiqueta porque carece de contenido propio. Puede ser garrafón de gasolina, una olla de sopa vieja o una botella de cocacola. Peña Nieto será lo que otros viertan en el recipiente. Es un envase, un frasco vacío […]” Para algunos críticos en México el político mexiquense puede tener o no ideas, eso no es lo relevante, dicen. Sin embargo, nos argumenta Jesús Silva-Herzog Márquez que lo sustancial  radica en las consecuencias – más allá de olvidar autores y títulos- que puede tener en una toma de decisión cuando no se tienen ideas, pues, agregaría, las ideas son una guía para ponderar cuestiones vitales del mundo político. Cuando en México algunos críticos pasaron por alto este hecho, Jesús Silva-Herzog Márquez, al igual que Carlos Fuentes, han señalado la gravedad del asunto.

El vocabulario político de Manuel López Obrador

octubre 3, 2011

Jesús Silva-Herzog Márquez publica hoy un artículo titulado Oligarquía. Concepto en desuso en el vocabulario de los políticos en México, pero no en el de Manuel López Obrador. Escribe Jesús: “Estamos atrapados en un régimen oligárquico. Lo dice Andrés Manuel López Obrador todos los días y tiene razón”.  En este punto López Obrador y Jesús Silva-Herzog Márquez tienen razón.

Democracias en crisis de Jesús Silva Herzog-Márquez

agosto 1, 2011

Jesús Silva Herzog-Márquez publica el día de hoy una nota sobre Antonio Gramsci. Me detengo en una reflexión de Jesús: Gramsci encontraba “en el florentino[Nicolás Maquiavelo] el aire para escapar del economicismo, esa simplificación de los malos lectores que reducían la historia al juego de las fuerzas económicas”. En nuestra plaza pública justamente se extraña la reflexión política desde el ámbito de la cultura, jugando con la analogía de Jesús, podemos decir que predominan los malos lectores. Este texto de Jesús corresponde a una tradición periodística de reflexión política en México: la de Octavio Paz, Gabriel Zaid, Enrique Krauze, Carlos Monsiváis y Christopher Domínguez Michael, aire de reflexión política que se extraña en nuestros días en nuestra vida pública.

Enrique Del Val Blanco: respuesta desde el obispado de Copilco

marzo 28, 2011

Noé Hernández Cortez

noe.hernandezcortez@gmail.com

En 1990 Gabriel Zaid publicó un ensayo penetrante sobre la vida intelectual en México. Zaid argumentaba que no eran intelectuales Los que opinan sujetos a una verdad oficial (política, administrativa, académica, religiosa) (Intelectuales, de Zaid). La respuesta de Enrique Del Val desde el obispado de Copilco, para usar una metáfora inspirada en el artículo de Jesús Silva-Herzog Márquez, es la respuesta del escribidor de una verdad oficial. Enrique Del Val ha puesto en el índex de los intelectuales advenedizos a los que no comulgan con la verdad oficial del obispado de Copilco. El registro de la polémica entre Enrique Del Val y Jesús Silva-Herzog Márquez la pueden encontrar en el artículo escrito por Jesús tituladoUna respuesta a Enrique del Val.

 

Ciudad de México a 28 de marzo de 2011

En documento: Enrique Del Val Blanco, respuesta desde el obispado de Copilco

Jesús Silva-Herzog Márquez: totalitarismo y populismo

febrero 6, 2011

Jesús Silva-Herzog Márquez en su reciente ensayo  La democracia de Lefort escribe : “La condición democrática es la fragilidad. La democracia es arquitectura de arena, abismo, incertidumbre, fugacidad, indecisión.  Ahí, tal vez, incuba el germen totalitario. Si la democracia es un problema, el totalitarismo fue una solución más radical. Sólo entendemos el totalitarismo -y el populismo, agregaría- si comprendemos la naturaleza de los desafíos que nos lanza el régimen democrático. Totalitarismo y populismo son dos formas de rehuir sus exigencias […]”

El filósofo francés Claude Lefort cuando reflexiona sobre la erosión del fundamento de la democracia es para comprender el mal radical del siglo XX: el totalitarismo. Democracia y totalitarismo son dos categorías simbólicas y por consiguiente de carácter histórico. El laboratorio de lo político es la historia. De una manera apresurada Jesús Silva-Herzog Márquez imagina que el discurso sobre la democracia de Lefort, también le permite entender el populismo. Y nos dice que el denominador común entre totalitarismo y populismo consiste en “rehuir sus exigencias” con el régimen democrático. Esta comparación entre totalitarismo y populismo de Jesús es frágil. Totalitarismo y populismo son dos fenómenos históricos que aparecen en el mundo de lo político y que requieren una meditada reflexión como la que bien nos dice Jesús sobre la democracia de Lefort para entender el totalitarismo.

Octavio Paz en su momento polemizó con Vargas Llosa, cuando el escritor peruano utilizó la metáfora “dictablanda” para referirse al régimen priísta en México. Octavio Paz exigía categorías históricas para poder expresar y descifrar el mundo político, no imágenes apresuradas que hablan más de la aversión por lo otro, que la comprensión del otro.

Jesús Silva Herzog-Márquez y los intelectuales

mayo 20, 2010

Jesús Silva Herzog-Márquez y los intelectuales

 

Las notas recientes que sobre los intelectuales ha venido publicando Silva Herzog-Márquez en su blog, nos permiten ver el paisaje moral de estas figuras sociales. Ahora nos da un asomo a Slavoj Zizek y Alain Badiou. Pocos liberales les prestan atención a los pensadores franceses de lo “político”, de la tradición de Carl Schmitt. El liberal ortodoxo Pedro Salazar, desencantado por la jerga psicoanalítica de estos autores los ha rechazado, sin comprenderlos. Liberales que si toman en serio a estos autores para estudiarlos se encuentran Rafael Rojas, Mark Lilla, Mark Bevir, José Guilherme Merquior y el propio Silva Herzog-Márquez.