Posts Tagged ‘Gabriel Zaid’

Sobre “El nuevo paradigma mexicano” de Jorge G. Castañeda y Héctor Aguilar Camín

noviembre 15, 2012

El ejercicio de la crítica sobre los abusos de poder político y económico del régimen autoritario del PRI, en las décadas de mayor abuso institucional  de los setenta y ochenta, fue denunciado por Octavio Paz, Gabriel Zaid y Enrique Krauze. Desde una visión universal de las ideologías, Octavio Paz exigía como higiene moral de la vida pública mexicana un examen de conciencia -en el sentido cristiano del término-, a quienes con sofismas repudiaban de las libertades políticas y económicas. Recuerdo lo anterior al leer el reciente artículo de Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda, El nuevo paradigma mexicano, publicado en la revista Nexos. Convertidos al liberalismo más ortodoxo, Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda, quienes en el pasado inmediato de la vida pública mexicana defendían justamente lo contrario a sus diez mandamientos liberales. En ese sentido, Octavio Paz y Enrique Krauze, son la vena liberal -entiéndase fundamentalmente el liberalismo político- más consistente y que en los tiempos nublados de la cultura política mexicana hablaron de la democracia sin adjetivos, entendida en su dimensión política y no en el lenguaje económico en que ahora hablan Héctor Aguilar Camín y Jorge G. Castañeda.

Anuncios

Profesores, dominio público y discurso modernizador en México

septiembre 21, 2011

El poeta Gabriel Zaid observó con agudeza que Voltaire se dedicó libremente a la creación intelectual de manera independiente, pues al ser propietario de pequeñas fincas le permitió tener libertad económica e intelectual. Es decir Voltaire no dependía de ninguna institución burocrática. Esta reflexión de Zaid es pertinente para comprender nuestro actual dominio público, pues me parece que hay una cuestión importante que tratar: ¿hasta dónde es ético que un profesor que investiga, escribe y tiene acceso a información costosa, financiada con recursos públicos, puede patrocinarse como empresario de ideas?

Esta cuestión es importante, pues en nuestro dominio público observamos que cada vez hay más intelectuales-académicos –para usar una distinción de Martin S. Lipset- que financiados con recursos públicos para investigar y escribir, se patrocinan como empresarios de ideas, poniendo precios a sus conferencias, participación en medios de comunicación y asesorías, desenvolviéndose como empresarios y en la lógica del libre mercado. Lo más curioso es que muchos de estos intelectuales-académicos tienen un discurso modernizador, de examen crítico de nuestras instituciones económicas y políticas, y a la vez pertenecen a las estructuras del “ogro filantrópico” para usar la imagen de Octavio Paz.

 

Ciudad de México, a 20 de septiembre de 2011.

EN TEXTO: Profesores, dominio público y discurso modernizador en México.

Democracias en crisis de Jesús Silva Herzog-Márquez

agosto 1, 2011

Jesús Silva Herzog-Márquez publica el día de hoy una nota sobre Antonio Gramsci. Me detengo en una reflexión de Jesús: Gramsci encontraba “en el florentino[Nicolás Maquiavelo] el aire para escapar del economicismo, esa simplificación de los malos lectores que reducían la historia al juego de las fuerzas económicas”. En nuestra plaza pública justamente se extraña la reflexión política desde el ámbito de la cultura, jugando con la analogía de Jesús, podemos decir que predominan los malos lectores. Este texto de Jesús corresponde a una tradición periodística de reflexión política en México: la de Octavio Paz, Gabriel Zaid, Enrique Krauze, Carlos Monsiváis y Christopher Domínguez Michael, aire de reflexión política que se extraña en nuestros días en nuestra vida pública.

Enrique Del Val Blanco: respuesta desde el obispado de Copilco

marzo 28, 2011

Noé Hernández Cortez

noe.hernandezcortez@gmail.com

En 1990 Gabriel Zaid publicó un ensayo penetrante sobre la vida intelectual en México. Zaid argumentaba que no eran intelectuales Los que opinan sujetos a una verdad oficial (política, administrativa, académica, religiosa) (Intelectuales, de Zaid). La respuesta de Enrique Del Val desde el obispado de Copilco, para usar una metáfora inspirada en el artículo de Jesús Silva-Herzog Márquez, es la respuesta del escribidor de una verdad oficial. Enrique Del Val ha puesto en el índex de los intelectuales advenedizos a los que no comulgan con la verdad oficial del obispado de Copilco. El registro de la polémica entre Enrique Del Val y Jesús Silva-Herzog Márquez la pueden encontrar en el artículo escrito por Jesús tituladoUna respuesta a Enrique del Val.

 

Ciudad de México a 28 de marzo de 2011

En documento: Enrique Del Val Blanco, respuesta desde el obispado de Copilco

Mis notas en “cartas sobre la mesa” de Letras Libres

marzo 28, 2011

Noé Hernández Cortez

noe.hernandezcortez@gmail.com

Debido a la generosidad de un amigo en 1987 tuve un encuentro feliz: cayeron en mis manos tres números de la memorable revista literaria Vuelta. Mi primera lectura en la revista Vuelta fue un escrito breve de José Luis Cuevas. Con Cuevas aprendí el temperamento irascible y violento de Diego Rivera. Otra lectura: el ensayo sobre la Una Megalomanía del poeta Gabriel Zaid. Con Zaid aprendí a no reverenciar a la autoridad académica y el ejercicio de la libertad en la cultura -creencia que sostengo en este blog-, después vino un proceso continuo de aprendizaje. En estas lecturas había un aire a la vez lejano y cercano que no lograba descifrar. Más tarde me di cuenta que esa inteligente y bella revista giraba en torno a un poeta cosmopolita: Octavio Paz, autor de un poema titulado Central Park.

            Mi diálogo con la tradición literaria y liberal de Vuelta ha tenido continuidad con Letras Libres. Como todo diálogo el mío es privado y público. Producto de ese diálogo público han sido mis breves notas que han aparecido en la sección de cartas sobre la mesa de Letras Libres: Razón e imaginación (marzo, 2008); Acerca del ensayo “Política en Plural”, de John King (mayo, 2008) y  Sobre Poder, intelectuales y opinadores de Roger Bartra (junio, 2010).

  

Ciudad de México a 28 de marzo de 2011.

En documento: Mis notas en cartas sobre la mesa de Letras Libres

Gabriel Zaid: la falsa conciencia de la izquierda mexicana

febrero 28, 2011

Noé Hernández Cortez

noe.hernandezcortez@gmail.com

En el número 146 de la edición de febrero Letras Libres publicó el ensayo del poeta y crítico mexicano Gabriel Zaid: Al cielo por la izquierda. Metáfora que usa Zaid para describir la cultura de la izquierda mexicana que se adueña de un discurso “progresista” para arribar en los puestos universitarios, la burocracia y en la opinión pública. La crítica de Zaid se concentra en lo que él llama el “ontologismo” de la izquierda. Para no perder prestigio en el credo progresista y de izquierda, se tiene que estar en “la izquierda”, en esa esencia fabricada de realismo político y que rehúye del criterio de verdad para argumentar, como bien observa Zaid.

Cuando en la plaza pública nadie se atreve a señalar el discurso de la cultura del arribismo en México -de los libros al poder- la voz de Zaid es una bocanada de aire fresco. Todos cuidan las estrategias discursivas que no ofendan a la cofradía de seguidores, son discursos intencionados que logran impulsar la obtención de un buen puesto burocrático, pero no la búsqueda de la verdad. El poeta tiene la sensibilidad y la inteligencia para criticar esta falsa conciencia del discurso progresista de la izquierda mexicana. Zaid argumenta no sólo sobre la falsa conciencia de la izquierda mexicana, sino también sobre las distintas formas en que se puede escalar de puesto siguiendo el catálogo de un discurso compartido, que puede ser el de la “revolución” en el PRI, la “libertad de empresa” en el medio empresarial, o bien lo “verdaderamente” cristiano en la Iglesia.

Fernando Escalante en su artículo La (no tan) nueva rebeldía escribe sobre el artículo de Zaid: “El ensayo es incisivo, inteligente, ágil y entretenido: un ensayo de Gabriel Zaid. Pero el México que retrata es el de los años setenta, el del último auge del nacionalismo revolucionario, donde había esa postura de izquierda oficial, hipócrita, oportunista y santurrona. No es lo de hoy.” Como sabemos Fernando Escalante elabora sus argumentos a partir de su nominalismo: hace sumas y restas para mostrar pruebas de que en la opinión pública predominan las voces de la derecha. No está mal la aritmética de Escalante, pero Zaid va más allá: el poeta nos habla de una cultura que está presente entre nosotros, sólo así me puedo explicar que una persona llega a ser profesor, publica un paper en una revista, participa en la opinión pública haciendo suyas causas progresistas –entrevistado por la derecha que señala Escalante- viaja cómodamente en coche y aspira a ocupar un puesto de alto nivel en la burocracia electoral.

 México, a 27 de febrero de 2011.

En documento: GABRIEL ZAID, LA FALSA CONCIENCIA DE LA IZQUIERDA MEXICANA

 

 

 

Gabriel Zaid

mayo 6, 2010

Gabriel Zaid

 

En Alabando su manera de hacerlo, poema de Gabriel Zaid encontramos los siguientes versos:

Y ni creo en la poesía autobiográfica

ni me conviene hacerte propaganda.

 

Versos que pueden ser una lápida al espíritu del romanticismo. La primera aproximación que tuve a la obra de Gabriel Zaid fue a través de su libro La poesía en la práctica, de la colección Lecturas Mexicanas de la Secretaría de Educación Pública. Este libro me sorprendió porque leí por primera vez como la poesía se relaciona con el mundo del trabajo y los negocios. Así la poesía es un quehacer tan mortal como otros quehaceres de la dimensión humana. El ensayista Zaid nos mostraba su vena antirromántica.

Otro de los libros que han sido claves en la obra de Zaid es El progreso improductivo (1979), editado por Siglo XXI. Es la primera crítica en México a los gastos improductivos de la burocracia y los proyectos fáusticos de los gobiernos durante el período del Presidencialismo priísta. Para Zaid un ejemplo claro del intelectual independiente de los mecenas y por ende pequeño propietario es Voltaire. No es casual el ejemplo pues Zaid es el Voltaire mexicano.