Posts Tagged ‘América Latina’

“Nuevas instituciones de democracia participativa en América Latina: la voz y sus consecuencias” de Maxwell A. Cameron, Eric Hershberg y Kenneth E. Sharpe (eds.)

julio 25, 2013

El brillante economista Albert O. Hirschman en su obra Exit, Voice and Loyalty (1970), retrata, con mirada sociológica, las decisiones que toman los individuos con respecto a las “respuestas” que ofrece el sistema social. En América Latina se vienen construyendo nuevas instituciones democráticas, que recogen las “nuevas voces” de demandas en el sentido de Hirschman. Esta idea del economista heterodoxo es la piedra de toque del notable libro titulado Nuevas instituciones de democracia participativa en América Latina: la voz y sus consecuencias , cuyos editores son los estudiosos Maxwell A. Cameron, Eric Hershberg y Kenneth E. Sharpe. El libro es una incursión fascinante a la vitalidad democrática que vive actualmente América Latina, alejada ya de los tiempos nublados de las dictaduras, de las que nos habló, en su momento, el poeta Octavio Paz. Leer el libro me llevó a escribir una reseña que ahora publica la revista Perfiles Latinoamericanos de la FLACSO, sede México.

El soberano y su reino de François-Xavier Guerra

junio 15, 2012

Fotografía: François-Xavier Guerra

Claude Lefort escribiría que el poder del soberano se traduce al poder de los ciudadanos, entendida esta última noción como la dignidad de las personas, es decir, la encarnación de los derechos humanos en los ciudadanos en  democracia. Una rica tradición historiográfica francesa ha explorado los componentes culturales de la modernidad, entre ellos, el ciudadano y la nación, como nos narra el historiador François-Xavier Guerra en su penetrante ensayo El soberano y su reino. Reflexiones sobre la génesis del ciudadano en América Latina. El historiador francés, estudioso de la Revolución Mexicana y el antiguo régimen, escribe en este ensayo las siguientes líneas: “Del ciudadano podríamos decir lo que Tertuliano decía del cristiano: no nace, se hace. Ser y sentirse ciudadano no es algo ‘natural’, sino el resultado de un proceso cultural en la historia personal de cada uno y en la colectiva de una sociedad.” Al igual que Tocqueville, para François-Xavier Guerra, las nociones políticas modernas son construcciones culturales reposadas en la historia, nociones mentales construidas en la larga duración  del tiempo de la historia como le gustaba decir a Braudel.

Manuel López Obrador y Hugo Chávez: afinidades electivas

junio 12, 2012

Noé Hernández Cortez*

América Latina ha vislumbrado en los últimos años un discurso político en donde convive el incipiente juego democrático –algunos estudiosos como Steven Levitsky y Lucan A. Way lo denominan autoritarismo competitivo-[1] con las formas populistas de antaño. México no escapa a estos legados del pasado. El populismo de izquierda de López Obrador tiene rasgos comunes con el populismo bolivariano de Hugo Chávez, diría afinidades electivas de corte ideológico: ambos líderes políticos comparten un imaginario político cuyos símbolos son los absolutos[2]: el pueblo, la herejía del pasado, las perversas políticas neoliberales, actos fundadores para dar origen a nuevas comunidades políticas.

Fotografía: Hugo Rafael Chávez Frías, Presidente de La República Bolivariana de Venezuela.

Hugo Chávez cree como eje articulador de la “democracia” la participación activa del pueblo, no a través de las instituciones representativas, sino a través de asambleas a manera de foros para tomar decisiones. Hugo Chávez condena como una herejía el pasado democrático de Venezuela e invoca para exorcizarlo a principios morales que deberán encarnar en la nueva república. Este pasado de la historia política venezolana se apartó de la tierra prometida, pues Chávez concibe al Pacto de Punto Fijo como el acto inaugural del régimen político liberal, causa de los males de Venezuela. Para Chávez no existe nada que rescatar del régimen del puntofijismo, al extremo de construir una ideología con una nueva gramática política, el discurso bolivariano chavista es aséptico a la gramática democrática del régimen anterior.

En su discurso de la Agenda Alternativa Bolivariana [3], Hugo Chávez nos narra los orígenes de la corrupción, despilfarro económico, autoritarismo, “decadencia moral”[4], todos estos “males” ante la mirada de Chávez tienen su origen en el Pacto de Punto Fijo. Nos cuenta Chávez:

 

En este siglo, durante la última década de gobierno del General Gómez, fue incubándose un modelo político al que perfectamente pudiéramos llamar el “modelo adeco”, fundamentado especialmente en la explotación petrolera (en 1926 ya el petróleo había desplazado al café como primer producto de exportación), en el populismo y en el autoritarismo. El “modelo adeco” irrumpió el 18 de octubre de 1945; echó sus bases en el trienio 45-48, para ser desplazado durante una década y reaparecer en 1958, en la caída del gobierno del General Marcos Pérez Jiménez. Ahora si había venido para quedarse. Desde entonces, el nefasto modelo pisó el acelerador al proceso de sustitución de importaciones, profundizando el rentismo petrolero y la dependencia, sobre un pacto político cupular-partidista al que se conoce como “Pacto de Punto Fijo”, reforzado desde ese momento por el calderismo copeyano, cómplice, a pesar de su papel de actor de reparto, en el festín (Chávez, 1996:7-8)[5]

 

Fotografía: Andrés Manuel López Obrador  (Fuente: CNN Expansión).

La textura del discurso de Manuel López Obrador tiene la afinidad electiva ideológica de Chávez, cuando ambos apelan a elevados principios morales, más allá de la corrupción del mundo. En el 2011 cuando López Obrador da a conocer su Nuevo Proyecto de Nación, señala el “renacimiento” de México a partir de la “reserva moral” del pueblo mexicano. En ese momento Obrador escribió estas líneas:

 

Por eso, a partir de la reserva moral y cultural que todavía existe en las familias y en las comunidades del México profundo, y apoyados en la inmensa bondad que hay en nuestro pueblo, vamos a emprender la tarea de exaltar y promover valores en lo individual y lo colectivo.

El propósito es contribuir a la formación de mujeres y hombres buenos y felices, bajo la premisa de que ser bueno es el único modo de ser dichoso. Insistiremos en que la felicidad no se logra acumulando riquezas, títulos o fama, sino estando bien con nuestra conciencia, con nosotros mismos y con el prójimo.

Sólo así podremos hacer frente a la mancha negra de individualismo, codicia y odio que se viene extendiendo cada vez más, y que nos ha llevado a la degradación progresiva como sociedad y como nación (Andrés Manuel López Obrador en La Jornada, marzo de 2011)[6]

           

El sociólogo americano Daniel Bell en Las contradicciones culturales del capitalismo[7],nos advertía puntualmente que cuando los discursos morales de cualquier índole invaden la esfera de la política se está en presencia de un discurso premoderno. Realizar esta distinción tiene la virtud de reafirmar la modernidad frente a los populismos sean estos de izquierda o derecha.

 


* Noé Hernández Cortez, Doctor en Ciencia Política por FLACSO, Sede México.

[1] Steven Levitsky y Lucan A. Way, 2011, “El aumento del autoritarismo competitivo”, en Journal of Democracy en Español, Julio, vol. 3, pp. 5-21.

[2] Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, 2004, Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.

[3] Hugo Chávez, 2007, Agenda Alternativa Bolivariana, Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información, MinCi, Caracas, Venezuela.

[4] Cursivas mías.

[5] Hugo Chávez, Ibídem.

[6] Andrés Manuel López Obrador, 2011, “Discurso de Andrés Manuel López Obrador. En la presentación del Nuevo Proyecto de Nación”, en La Jornada, Lunes 21 de marzo.

[7] Daniel Bell, 1978, The cultural Contradictions of Capitalism, New York, Basic Books, Inc., Publishers.

 

Ciudad de México, a 12 de junio de 2012.

 

POST EN DOCUMENTO: Manuel López Obrador y Hugo Chávez, afinidades electivas.

Democracia y espacio público en América Latina

abril 26, 2012

Uno de los libros centrales sobre el tema de la teoría de la democracia, la esfera pública y la democratización en América Latina es el de Leonardo Avritzer: Democracy and the public space in Latin America . Uno de los temas que introduce Avritzer al estudio de la democracia en América Latina es la dimensión moral en la política, efecto de los movimientos sociales en la construcción de la esfera pública en América Latina. Con una cartografía sobre los lugares de la sociedad, Avritzer distingue entre esfera pública, el Estado y el mercado. Así, a contracorriente de las teorías elitistas de la democracia, Avritzer propone la construcción de la deliberación en la esfera pública como sucedió, por ejemplo, en Argentina con los movimientos sociales de carácter moral contra las violaciones a los derechos humanos durante el régimen militar. Volver a este libro es recordar que la tercera ola de democratización tuvo una dimensión moral tanto en la Europa del Este como en América Latina, tema olvidado por los análisis exclusivamente institucionales sobre el estado de la democracia en esta región.

América Latina, corrupción y opinión pública: medición sobre la creencia de que el gobierno combate la corrupción

abril 25, 2012

El centro de estudios The Latin American Public Opinion Project  (LAPOP) de la Universidad de Vanderbilt da a conocer los resultados de su sondeo de opinión pública de 26 países sobre la creencia de que el gobierno combate la corrupción, los datos que arroja son los siguientes:

En Uruguay el 65.0% cree que efectivamente el gobierno combate la corrupción, le sigue Chile en donde el 64.5% considera que el gobierno en efecto combate la corrupción. En México, muy por debajo de Uruguay y Chile, el 44.1% de los ciudadanos percibe que el gobierno combate la corrupción, una percepción débil de que el gobierno en realidad realice un buen desempeño en el combate a la corrupción. En Venezuela 36.6 % de los ciudadanos cree que el gobierno combate la corrupción y en Estados Unidos el 34.6%. Los dos últimos países de este rankeo sobre percepción del combate a la corrupción por parte de la instituciones gubernamentales de los 26 países estudiados son Haití y Trinidad y Tobago con 25.2% y 24.6% respectivamente (Ver gráfica 1)

Gráfica 1. Porcentajes sobre la creencia de que el gobierno combate la corrupción en 26 países de América.

Fuente: Latin America Public Opinion Project.

 POST DOCUMENTO: América Latina, corrupción y opinión pública.

 

 

 

Jorge I. Domínguez, ejercicio de memoria

febrero 14, 2012

Hace exactamente una década, en febrero de 2002, el profesor de Harvard Jorge I. Domínguez realizaba un ejercicio de memoria, por vía negativa,  sobre los rasgos históricos de la democracia en América Latina. Fue en la revista Letras Libres en donde Domínguez  publicó su ensayo Cinco falacias sobre la democracia en América Latina, a saber:

  1. La economía de mercado (el neoliberalismo económico) es enemiga de la democracia.
  2. La democracia en América Latina requiere de un presidente fuerte y enérgico para lograr un ritmo aceptable de crecimiento económico.
  3. Los empresarios son enemigos de la democracia.
  4. La izquierda es enemiga de la democracia, y los sindicatos también lo son.
  5. Las democracias latinoamericanas son frágiles.

Al final del ensayo Jorge I. Domínguez  nos recordaba:

“[…] pero la democracia latinoamericana no es frágil, siempre y cuando no la convirtamos en tal (por ejemplo, con la fracasomanía). Recordemos los enormes aportes que ya ha realizado a favor de nuestras libertades públicas, y los pasos de avance económico que indiscutiblemente sí se dieron en años anteriores. Evitemos, pues, los errores conceptuales que han provocado esta reflexión. La democracia latinoamericana es fruto sorprendente de un pasado complejo y a veces tenebroso, pero sigue siendo un fruto resplandeciente y atractivo, y el sustento de un futuro mejor” (Domínguez, Letras Libres, 2002).

Estas últimas líneas que cierran el ensayo de Domínguez son por supuesto vigentes, más aún si recordamos la fiesta democrática del día de ayer en Venezuela, país que padece uno de los regímenes ideológicos más autoritarios en nuestros días.

 

Ciudad de México, a 13 de febrero de 2012.

 

POST EN DOCUMENTO: Jorge I. Domínguez, ejercicio de memoria.

Desmond S. King: la política social iliberal

octubre 7, 2011

El poeta Octavio Paz argumentaba que América Latina era una excentricidad de Europa. En ese sentido las formas institucionales de la democracia liberal es el destino natural en América Latina. Ahora que las políticas populistas en  política social han arribado con mayor fuerza en países como Argentina y Venezuela, el libro de Desmond S. King es una lectura interesante para leerla en clave latinoamericana. Inspirado en Michael Freeden, Desmond S. King examina las políticas sociales iliberales implementadas en la historia del Estado de bienestar de Inglaterra y los Estados Unidos. Una lectura extemporánea de In the name of liberalism: illiberal social policy in the United States and Britain es una poderosa clave para evaluar críticamente las políticas sociales de carácter populista en América Latina.