El perverso discurso “antisemita” en México

enero 27, 2013

Enrique Krauze publicó hace unos días una nota sobre el resurgimiento del “antisemitismo” en México. El historiador de las ideas Isaiah Berlin gustaba de citar una frase del filósofo alemán Emanuel Kant para describir a la humanidad: el “árbol que crece torcido”, no es casual que dicha frase sea el título de un memorable libro de Berlin sobre la intolerancia y el totalitarismo en Occidente. Tal parece que en México las raíces ideológicas de izquierda y derecha se entrecuzan con los rasgos preocupantes de la intolerancia y el resentimiento. La izquierda a la que se refiere Krauze hace una lectura equivocada de la actual tragedia en el Medio Oriente.

En un ensayo histórico de 1996 de Jean Meyer titulado Ortodoxia e identidad nacional en Rusia nos explica el origen perverso del discurso “antisemita” de “Los protocolos de los sabios de Sión”, escribe el historiador mexicano:

“Por eso el tema del complot despierta siempre un eco privilegiado [en Rusia] cuando no es católico (polaco), cuando no es judío -el texto tristemente famoso “Los protocolos de los sabios de Sión” (1903) es un panfleto antisemita pergeñado por la policía zarista- , es judeocatólico (los jesuítas, el Papa, los “uniatas” de Ucrania). Lo importante es que el nacionalismo ruso, como fenómeno moderno y contemporáneo , es ortodoxo y está plagado de fantasmas, imágenes, emociones que justifican todas las guerras habidas y por haber” (Meyer, 1996:503).

Estas imágenes, fantasmas de las que nos habla Meyer desembocan en discursos intolerantes que la historia nos ha demostrado una y otra vez que terminan siempre en tragedia.

 

2 comentarios to “El perverso discurso “antisemita” en México”


  1. Hola Noé, me gustaría conocer tu opinión sobre Alfredo Jalife, quien muchas veces arremete contra Krause. Saludos.


    • Estimado Helder, gracias por el comentario. Estuve tentado a escribir un post sobre los ataques de resentimiento de Alfredo Jalife-Rahme, publicados en la Jornada, sobre Enrique Krauze. No obstante, en su prosa no encuentro razones, sino una escritura sin matices, impregnada de resentimiento. Por tal motivo, no escribí dicho post. Saludos. Noé.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: