El Ideational Turn, de Keynes a Colin Hay

octubre 29, 2010

El Ideational Turn, de Keynes a Colin Hay

 

Noé Hernández Cortez*

El llamado “ideational turn” es un marco de análisis sobre el proceso de configuración de  las políticas públicas, fija principalmente su atención sobre el impacto de las ideas de las teorías económicas en el consenso, diseño e implementación de las políticas públicas (Calvin y Velasco, 1997). El iniciador de este modelo de análisis es John Maynard Keynes quien considera que las ideas económicas de los intelectuales tienen un impacto objetivo en las políticas económicas que diseñan los políticos. En su obra The General Theory of Employment, interest and Money (1936)  escribió Keynes: “Las ideas de los economistas y de los filósofos políticos, tanto cuando tienen razón como cuando están equivocados, son más poderosas que lo que comúnmente se cree” (Keynes, 1936:383). Es decir, lo anterior es el argumento central de lo que se conoce como el “poder de la ideas”, concebidas las ideas como entidades objetivas, analizadas desde el criterio epistemológico de la teoría del referente de acuerdo con Bertrand Russell. Si las ideas se pueden objetivar como lo indica la teoría del referente, entonces las ideas económicas y las ideas políticas se pueden analizar en un marco ideacional que se entiende como el conjunto de ideas que constituyen la orientación y diseño de las políticas públicas.

Es importante señalar que Keynes se formó en la filosofía analítica de Russell, de ahí que para el economista inglés las políticas públicas se podían analizar desde un marco ideacional, en donde las ideas se pueden objetivar a través del análisis de la eficiencia del paradigma de las políticas públicas sometida al escrutinio de la investigación empírica.[1]

            De esta manera el examen de la política pública requiere de marcos de análisis, como lo argumenta Wayne Parsons, para entender los alcances y límites del análisis de acuerdo con sus supuestos epistemológicos. Parsons toma de Rein y Schön la siguiente definición de marco de análisis que nos permite entender mejor este punto de partida metodológico en el estudio de la política pública. Escribe Parsons:

La idea de organizar el pensamiento a partir de marcos que estructuran y proporcionan un “discurso” de análisis empezó a usarse en las décadas de 1970 y 1980. Es posible pensar en los marcos como modos de organización de problemas que les dan forma y coherencia. Un marco implica la construcción de un límite alrededor de la realidad que se comparte o se tiene en común dentro de un grupo o comunidad. Puede surgir el conflicto dentro del marco o entre marcos diferentes. El estudio de las políticas públicas exige ser consciente de la manera en que los distintos marcos de análisis definen y discuten los problemas, y como éstos chocan, convergen y cambian (Véase Rein y Schön, 1993) (Parsons, 2007: 66).

 

            Siguiendo a Parsons podemos argumentar que el “ideational turn” como todo paradigma de análisis de política pública tiene su propio marco de referencia para el estudio de las políticas gubernamentales. El marco de análisis permite examinar los criterios ontológicos, epistemológicos y metodológicos en la investigación académica sobre el diseño y la implementación de las políticas públicas. Así encontramos que el marco de análisis en el modelo de Hall (1989) está fundamentado en las ideas económicas de Keynes para evaluar el impacto de las ideas económicas en el diseño e implementación de las políticas públicas del gobierno en Inglaterra.[2]

            Con el modelo de Hall, se identifican a las ideas económicas como autónomas con respecto a otras variables que impactan en los resultados o evaluación de las políticas públicas.[3] De esta forma las ideas se pueden estudiar como variables independientes, en este punto encontramos la trascendencia de Keynes y la constitución de un modelo por parte de Hall para definir a las ideas como variables independientes y endógenas para el entendimiento de los resultados en política pública, como observaron en su momento los investigadores en políticas públicas Claudia Calvin y Jesús Velasco:

Los especialistas en ciencias sociales han investigado este tema en distintas épocas. Sin embargo, el estudio de la manera en que las ideas conforman los resultados y los cambios de las políticas públicas se ha convertido en tema importante del debate contemporáneo de la ciencia política.[4] Como reacción a las teorías de la elección racional o de la elección pública, la mayoría de los especialistas dedicados al estudio de las ideas no argumentan tener un modelo superior a los de la elección racional, sino que las ideas son una variable central que debe estudiarse. La literatura sobre el tema muestra que las ideas se pueden analizar o visualizar como variables independientes[5]dentro de los procesos políticos e institucionales, ya que moldean el papel de los actores políticos y se encuentran enraizadas en las estructuras institucionales. En este sentido, el propósito de este artículo es presentar una revisión crítica de los principales enfoques de la ciencia política al estudio de las ideas. (Calvin, Claudia y Jesús Velasco, 1997: 169).

 

            Lo relevante del argumento anterior es que las ideas gozan de autonomía en el marco de análisis de política pública y se consideran variables independientes en la relación o asociación de causalidad. Una nota importante a considerar es que partir de aquí se entenderá a la causalidad dentro del marco ideacional, no como una relación lineal entre causa y efecto, sino más bien en una relación de causalidad múltiple idea proveniente de la teoría de probabilidades de Keynes y analizada desde el punto de vista lógico por Bertrand Russell.

Las raíces de esta interpretación de causalidad múltiple provienen de David Hume, quien en su Tratado sobre la Naturaleza Humana (2000)  argumenta que la causación no deriva de la observación, sino más bien es un constructo mental. Además causa y efecto son nociones que también funcionan como relaciones de ideas como lo establece su teoría sobre las asociaciones. Como observa D. M. Nachane (2003) este supuesto metafísico de David Hume tiene su elaboración matemática en la teoría de probabilidades de Pearson (en Nachane, 2003), Bertrand Russell (1913) y John Maynard Keynes (1921). Para estos autores la idea de causalidad es un constructo intelectual y establece leyes como las correlaciones de Pearson, es decir, tenemos una causalidad múltiple con distintas variables en juego.

 

            En la ciencia política actual Colin Hay (2002) es quien ha sistematizado en un corpus teórico coherente el marco ideacional para el análisis político. El mérito de Colin Hay es haber propuesto de manera explícita los aspectos ontológicos, epistemológicos y metodológicos en el área de investigación del marco ideacional para el análisis de la política, que en realidad viene a ser un análisis de los actores políticos e institucionales para el estudio de las decisiones, diseño e implementación de la política pública. Colin Hay ha dejado constancia de lo anterior, principalmente en sus estudios sobre los modelos del capitalismo contemporáneo (2000, 2004) y sus investigaciones sobre el examen de las políticas de convergencia y/o divergencia de la globalización en las economías abiertas de la eurozona (2000, 2001, 2007).

En relación con el corpus teórico del análisis político, Colin Hay (2002) orienta su investigación a partir de tres preguntas centrales: 1) ¿Qué es lo que conocemos? 2) ¿Qué podemos conocer? y 3). ¿Cómo lo podemos conocer? La primera pregunta responde a la constitución de los entes que conocemos y corresponde a la pregunta ontológica de la ciencia. La segunda cuestión pertenece a las condiciones de posibilidad del conocimiento y corresponde al cuestionamiento propio de la epistemología, y finalmente la tercera pregunta señala el método correspondiente que usará el investigador a partir de los supuestos que asuma en el campo de la ontología y epistemología. Estas preguntas centrales que plantea Colin Hay, sistematiza de manera rigurosa el área de investigación del análisis político en la ciencia política, la relevancia de esta claridad conceptual es que permite saber los supuestos ontológicos y epistemológicos de que parte el investigador para decidir la metodología para su investigación empírica. [6]

Cuadro 1. Ontología, epistemología y metodología en una dependencia direccional de acuerdo con Colin Hay.
 

Preguntas centrales

 

 Ontología  Epistemología  Metodología
 

¿Qué es lo que conocemos?

 

 

¿Qué podemos conocer?

 

¿Cómo lo podemos conocer?

Fuente: Colin Hay (2002)

 

 

            Asumiendo un criterio normativo/crítico  Colin Hay (2004) considera que desde un punto de vista ontológico la “realidad social” es una construcción social en el sentido de que se puede transformar radicalmente a partir de la investigación empírica, pues ésta última funcionaría como un canal para el ejercicio crítico de los discursos políticos. A este posicionamiento teórico Colin Hay le llama constructivismo social. Siguiendo a Hacking (1999), Colin  Hay pone énfasis en el aspecto normativo de lo que consideramos como “realidad social”, a la que concibe no como algo dado, sino más bien como una realidad ontológica en perpetuo cambio, que se puede estudiar bajo el criterio de una naturaleza dinámica y contingente,[7] en donde la agencia toma un lugar relevante en este nuevo esquema ontológico de lo social. He ahí el punto relevante para el marco ideacional, pues al concebir a la realidad social en forma dinámica y cruzada por la contingencia, se manifiesta como una crítica certera a la concepción estática de la realidad, principalmente en los estudios convencionales en donde la causalidad es lineal y parte de teorías explicativas de carácter deductivo. Para ilustrar lo anterior, en el brillante trabajo de Colin Hay titulado Common Trajectories, Variable Paces, Divergent Outcomes? Models of European Capitalism under Conditions of Complex Economic Interdependence,[8] encontramos la potencialidad del análisis ideacional principalmente porque el trabajo es en primera instancia una lectura crítica de los supuestos de la teoría económica neoclásica sobre la globalización, los supuestos de esta vertiente teórica parten de considerar a la realidad económica como una configuración de mercados perfectos y con información completa en donde en la arena de juego participan actores racionales. Si se asumen estos supuestos de la escuela neoclásica de economía para elaborar el modelo –argumenta Hay- entonces tendremos una explicación como la siguiente: los mercados financieros de los países de la eurozona  son mercados perfectos y en este escenario común tenderán a tener problemas comunes y por consiguiente convergerán a tener soluciones comunes, este efecto tiene su causa en la globalización. Un modelo construido de esta manera presenta una realidad social estática y dada de antemano por los  supuestos a priori de los neoclásicos. En ese sentido la limitación de este modelo radica en excluir de su ámbito de explicación el cambio y la contingencia.

            El modelo de Hall y el marco ideacional de Colin Hay tienen en común los siguientes supuestos:

1)      La realidad social es una construcción ontológica en perpetuo cambio, y es potencialmente transformable a través del ejercicio crítico.

2)      El supuesto epistemológico de causalidad es una causalidad concebida como múltiple. Su fundamento lo encontramos en la teoría de probabilidades de Pearson (en Nachane, 2003), Bertrand Russell (1913) y John Maynard Keynes (1921).

3)      Las ideas son variables independientes con fuerza explicativa para el análisis de la política pública (Hall,1989)  y el análisis político (Hay, 2002)

No obstante, podemos considerar que las ideas como variables independientes Hall las concibió como variables endógenas en sistemas cerrados, es decir que explican sólo dentro del contexto de las políticas públicas del Keynesianismo en Inglaterra, y Colin Hay gracias al análisis dentro del área de estudio de la economía política comparada concibe a las ideas como variables exógenas en sistemas abiertos y contingentes, por tal razón Hay se concentra en estudiar más allá de las políticas públicas de contextos nacionales, para proponer un escenario de más países como centro de su análisis. En ese sentido, insistimos que para Colin Hay las ideas no pertenecen a sistemas cerrados de explicación, sino más bien a sistemas abiertos y contingentes en una configuración de causalidad múltiple.

 

Referencias bibliográficas

 

Calvin, Claudia y Jesús Velasco (1997). “Las ideas y el proceso de conformación de las políticas públicas: una revisión de la literatura,” IV (1): 169-188.

 

Hall, Peter A. (1989). The Political Power of Economic Ideas: Keynesianism across Nations, Princeton University Press.

 

Hay, Colin (2000). “Globalization, Social Democracy and the Persistence Politics: A commentary on Garrett” en Review of International Political Economy (7):1, pp. 138-152.

 

Hay, Colin (2000). “Contemporary Capitalism, Globalization, Regionalization and the Persistence of National Variation”, en Review International Studies, (26): 4. pp. 509-531.

 

Hay, Colin y Ben Rosamond (2001). “Globalisation, European Integration and the Discursive Construction of Economics Imperatives: A Question of Convergence?” Queen’s Papers on Europeanisation, No. 1/2001.

 

Hay, Colin (2002). Political Analysis, Londres: Pelgrave.

 

Hay, Colin (2004). “Common Trajectories, Variable Paces, Divergent Outcomes? Models of European Capitalism under Conditions of Complex Economic Interdependence”, en Review of International Political Economy, (11): 2, pp. 231-262.

 

Hay, Colin (2007). “Globalization’s Impact on States”, Capítulo 10, en John Ravenhill.

 

Hume, David (2000). Tratado sobre la Naturaleza Humana, México: Porrúa.

 

Keynes, John Maynard (1921). A Treatise On Probability, London: MacMillan

 

Keynes, John Maynard (1936): The General Theory of Employment, interest and Money, Londres: Macmillan.

 

Laclau, Ernesto y Chantal Mouffe (2004), Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

 

Nachane, D. M. (2003). “Causal Inference and Scientific Explanation in Economics”, en Economic and Political Weekly, (38): 36, pp. 3791-3799.

 

Parsons, Wayne (2007). Políticas Públicas. Una introducción a la teoría y práctica del análisis de políticas públicas, México: Flacso.

 

O’Donnell, Rod (1990). “The Epistemology of J. M. Keynes,” en The British Journal for Philosophy of Science, (41): 3, pp. 333-350.

 

Russell, Bertrand (1913). “On the Notion of Cause”, en Proceedings of the Aristotelian Society, Vol. 13, p. 1-26.

 

 

* Doctorante en Investigación en Ciencias Sociales con especialidad en Ciencia Política, Flacso Sede México. * noehernandezcortez@gmail.com

[1] Rod O’Donnell muestra que la formación filosófica de Keynes se encuentra en dos pensadores que fundaron la filosofía analítica, en relación con la epistemología Keynes se formó  en la filosofía de la ciencia de Bertrand Russell, y en el tema ético en la filosofía moral de George Edward Moore. Véase: O’Donnell, Rod (1990). “The Epistemology of J. M. Keynes,” en The British Journal for Philosophy of Science, (41): 3, pp. 333-350.

[2] En el modelo de Hall las ideas económicas de Keynes tomará la forma de un paradigma en política pública, el llamado Keynesianismo.

[3] Para Keynes la economía no es una ciencia exacta como suponían los economistas neoclásicos en su supuesto de que los agentes económicos son entes racionales con información completa, cuyo comportamiento se podía plasmar en gráficas de geometría plana. Para Keynes la realidad económica se entiende a partir de la teoría de probabilidades, en variables que se configuran en un mundo azaroso, siguiendo a Blaise Pascal podemos decir que una realidad económica en contornos de una “geometría azarosa”.

[4] Cursivas mías.

[5] Cursivas mías.

[6] Es importante señalar que en la enseñanza de la ciencia política en la academia mexicana se deja de lado esta distinción para dar paso inmediato a la metodología. De ahí lo notable de esta lectura de Colin Hay. El problema que observo en la enseñanza de la ciencia política en México es que no hay una distinción clara y pertinente entre ontología, epistemología y metodología. Por tal motivo, ciertos investigadores pregonan que hacen una ciencia política “rigurosa” y “seria” cuando se ubican en la tradición nominalista de la filosofía de la ciencia.

[7] Nótese que la noción de contingencia es una categoría ontológica de gran trascendencia para la teoría del discurso y filosofía política de Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, categoría ontológica construida teóricamente a partir de una lectura de la modernidad como un mundo en cambio y fragmentado. Ver: Laclau, Ernesto y Chantal Mouffe (2004), Hegemonía y estrategia socialista. Hacia una radicalización de la democracia, Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

[8] Colin Hay considera que para medir el grado de globalización de un país de la Unión Europea, es importante saber el grado de inversión directa que realiza el país de referencia en distintos países. En ese sentido, afirma que un mayor grado de inversión extranjera en países distantes geográficamente al país de referencia, supone un mayor grado de inserción global de su economía.

EN DOCUMENTO: El Ideational Turn, de Keynes a Colin Hay


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: