Habermas: validez, facticidad, discurso y derechos civiles.

septiembre 5, 2010

Habermas: validez, facticidad, discurso y derechos civiles.

 

Por Noé Hernández Cortez

 

a) La tensión entre validez y facticidad es un problema del iusnaturalismo tratada por Emmanuel Kant y Hans Kelsen. Me parece que Kelsen al igual que Kant intentaron distender la tensión entre validez y facticidad desde la razón práctica (la razón entendida bajo el criterio del siglo XVIII: atribuida a un sujeto). Habermas considera el mismo problema desde la “razón comunicativa” (armoniza a través del lenguaje la razón práctica y la práctica social). Así, la tensión entre validez y facticidad radica en que un individuo se ve sujeto a un acto coercitivo (facticidad) para cumplir una norma jurídica establecida (validez). Sin embargo, ¿Cómo conciliar entre la libertad del individuo (autonomía) y la aceptación de una norma jurídica (heterenomía)? Puesto en otros términos ¿Cómo conciliar la validez de una norma jurídica (legitimidad) y la facticidad (legalidad)? La salida que le da Habermas es que la norma jurídica sea aceptada por los individuos no por la fuerza (coerción), sino por “el reconocimiento racionalmente motivado de sus destinatarios” (moral). Como consecuencia tendremos un orden normativo aceptado por todos que motive la integración social. En palabras de Habermas: “…una <<conciliación>> del arbitrio de cada uno con el arbitrio de todos los demás, es decir, la integración social, sólo es posible sobre la base de reglas normativamente válidas, que desde un punto de vista moral – <<conforme a una ley general de la libertad>> – merezcan el reconocimiento no coercitivo, es decir, el reconocimiento racionalmente motivado de sus destinatarios. Si bien las pretensiones fundadas en derechos van asociadas con facultades de ejercer coerción, han de poder ser seguidas también en todo momento por la pretensión normativa de validez que le es inherente, es decir, por <<respeto a la ley>>”.

 

b) Por medio del “principio del discurso” se canalizan normas jurídicas que deben ser aceptadas por todos por ser producto del “consenso”, es decir, son normas producto del entendimiento entre ciudadanos (acción comunicativa). De esta manera el “principio del discurso” se convierte en el “discurso democrático”, es por medio del “discurso democrático” en donde se generan los derechos civiles y políticos de la ciudadanía. Como apunta Habermas: “…la idea decisiva es que el principio democrático se debe al entrelazamiento del principio del discurso con la forma jurídica. Este entrelazamiento lo entiendo como una génesis lógica de derechos, que puede reconstruirse paso a paso…De ahí que el principio democrático sólo pueda aparecer como núcleo de un sistema de derechos. La génesis lógica de estos derechos constituye entonces un proceso circular o movimiento circular, en el que el código que es el derecho y el mecanismo para la generación de derecho legítimo, es decir, el principio democrático se constituyen cooriginalmente”.

 

c) Los derechos civiles y políticos de la ciudadanía toman forma solo dentro del Estado constitucional del derecho. Justamente, para darle forma a esos derechos, en el plano normativo Habermas argumenta: “los derechos de participación política remiten a la institucionalización jurídica de una formación pública de la opinión y la voluntad ha de efectuarse en formas de comunicación que hagan valer el principio del discurso, como ahora vemos, en un doble aspecto. Éste tiene, en primer lugar, el sentido cognitivo de filtrar de tal suerte contribuciones y temas, razones e informaciones, que los resultados alcanzados tengan a su favor la presunción de aceptabilidad racional; el procedimiento democrático ha de fundar o fundamentar la legitimidad del derecho. Pero el carácter discursivo de la formación y la voluntad en el espacio público político y en los órganos parlamentarios tiene también el sentido práctico de establecer relaciones de entendimiento que vengan <<exentas de violencia>> en el sentido de H. Arendt y desencadenen la fuerza productiva que la libertad comunicativa representa…”.  

En documento: Habermas. Validez, facticidad, discurso y derechos civiles.

 

México, 05.09.10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: